Influyentes Cantabria

Nubily: la empresa cántabra que democratiza la formación online en Latinoamérica

En los próximos 10 años, la presencialidad será opcional en el 70% de los casos a la hora de realizar formación. Es la estimación que realizan Eduardo Salado, Francisco Salcines y Jorge Valero, por separado emprendedor, ingeniero industrial y especialista en ventas, pero juntos, el alma de Nubily, la empresa cántabra que democratiza la formación online en Latinoamérica. Y pronto en el mundo anglosajón.

En mayo de 2018 tres emprendedores cántabros decidieron lanzar Nubily, una empresa dedicada a desarrollar plataformas de formación online a la medida de las necesidades de cada cliente. Tres años y una pandemia después, están presentes, además de en España, en países hispanohablantes como México, Colombia, Chile, Argentina, Uruguay o Perú y su objetivo a medio plazo es expandirse a países de habla inglesa donde la formación online tiene una gran acogida. De camino, la tarea es seguir fidelizando clientes y llegar a ser el referente nacional en cuanto a sistemas de formación online porque “queremos ser el nuevo Moodle”.

Su trayectoria ha convertido a Nubily en espectador privilegiado de la evolución de la formación online. Antes de la pandemia la mayoría de sus clientes estaba compuesta por empresas “que empezaban a adentrarse en la formación online para reducir los elevados costes de formaciones presenciales o instituciones como el Ilustre Colegio de Abogados de Cantabria que tiene el objetivo de hacer la formación que ya ofrecían de forma presencial sea más accesible para sus colegiados, que frecuentemente por falta de tiempo, no podían asistir a las diferentes jornadas formativas que se ofrecían”.

Un año después del lanzamiento de su empresa, con el confinamiento, todo cambió radicalmente y “pequeñas academias de idiomas, centros de preparación para oposiciones o particulares que antes impartían talleres, se encontraron con una situación en la que no podían monetizar sus conocimientos de forma presencial”.

«Con nuestra tecnología se han desarrollado entornos de formación online de todo tipo, desde entrenadores personales o talleres de papiroflexia hasta cursos de programación, cursos bonificados por FUNDAE, trading, marketing o cursos de karting entre otros”.

Lo que singulariza a Nubily entre las empresas de su sector es “la pasión que ponemos para cumplir todos nuestros objetivos, junto con la obsesión por tener los clientes más satisfechos del mercado” pero también “un enfoque adicional al soporte que ofrecemos. Hoy en día, es muy común que nos encontremos con BOTS que nos atienden en chats, que no tienen en cuenta más que las palabras escritas. Brindamos un soporte de calidad destacado por nuestro formato de vídeo, es decir, cuando un cliente tiene alguna información sobre el manejo de Nubily, en el 90% de los casos recibirá un vídeo en el que se muestra paso a paso cómo resolver su situación”.

No es la tecnología, es la velocidad con la que se implanta lo que asombra cuando hablamos del crecimiento vertiginoso de la formación online. Así opinan los creadores de la empresa cántabra quienes señalan que “desde nuestro punto de vista la crisis sanitaria ha hecho que la adopción avance en 2 años lo que en circunstancias normales hubiese tardado de 5 a 7 años. Debemos tener en cuenta que muchas de las herramientas que hoy se están utilizando para realizar formación online ya existían hace varios años”.

A su juicio, “a la hora de formarnos de manera tradicional, nos sentamos en una sala donde un experto en una materia nos transfiere su conocimiento con diferentes prácticas y resolviendo nuestras dudas. Ahora sustituimos la sala por nuestra casa, vemos al experto en la materia en una pantalla y hacemos preguntas por el micrófono o por el chat. Esto es un burdo resumen de lo que es una formación, pero sirve como ejemplo para indicar que no se requiere de grandes prestaciones para ofrecer una formación de calidad. Lo que buscan los clientes, es un entorno de formación sencillo e intuitivo que no sea un muro donde se choquen los alumnos, que la única dificultad está en retener la información transmitida y no el manejo de la plataforma”.

Si “antes de esta situación que nos rodea, teníamos claro que la formación online había llegado para quedarse, solo era cuestión de tiempo que la adopción de esta tecnología fuese calando en la sociedad. Si combinamos esto con nuestro entorno cada vez más digitalizado, tiene todo el sentido que la formación online seguirá creciendo y se consolide aún más durante los próximos años”.

El trabajo de Nubily para desarrollar la plataforma de formación del Colegio de Abogados de Cantabria ha recibido ya un reconocimiento nacional, el que ofrecen los Colegios de la Abogacía de toda España a las mejores prácticas en favor de los profesionales.  Para los tres emprendedores detrás de Nubily se trata de “una satisfacción enorme, un merecidísimo premio para el Colegio de Abogados de Cantabria” y además “competíamos con otros proyectos muy buenos de otros Colegios más grandes por lo que el mérito es doble”.

De igual opinión es Carlos Pérez, responsable de Formación y Nuevas Tecnologías del ICA Cantabria, quien destaca que “nuestra plataforma de formación ha tenido un amplio reconocimiento de los representantes de los 83 Colegios de la Abogacía presentes en nuestro Congreso porque han valorado el enorme potencial de reunir y poner a disposición de todos los colegiado, de una forma sencilla, toda la formación que imparten y, al tiempo, realizar labores de seguimiento, validación de formación obligatoria, sistema de comunicación entre alumnos y ponentes, etc  además con un coste muy asequible para los Colegios”

¿Ha venido la formación online para quedarse?

Para Francisco Salcines, Administrador y responsable de Soporte de Nubily, “no toda la formación es igual ni se imparte de la misma manera que en la formación presencial. Es muy difícil enseñar a volar un avión de forma online, pero sí se puede impartir el conocimiento sobre la física involucrada en volar un avión. Es decir, Sí la formación online puede sustituir la presencial en aquellas materias que no requieran estrictamente asistencia presencial. Nuestra estimación es que en los próximos 10 años veremos que el 70% de la formación se realizará de forma online o al menos se podrá optar entre las 2 modalidades”.

 

 

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Ir arriba