Influyentes Cantabria

Lo que las startups españolas le piden a la futura Ley de Emprendimiento

Las startups españolas gozan de un excelente estado de salud que ni una financiación un 30% menor que la media de las europeas ha podido perjudicar. Es una de las conclusiones del informe elaborado por la consultora McKinsey que señala que el 3% de las startups tecnológicas más importantes de Europa  lleva el sello Made in Spain y que solo Reino Unido, Alemania, Francia, Suecia, Suiza y Países Bajos adelantan a España en esta clasificación. En este contexto, los principales agentes de la economía digital y el emprendimiento innovador en España se aúnan para realizar aportaciones conjuntas a la futura Ley de Startups. Te contamos cuáles en Influyentes.

En total, treinta de las mil startups tecnológicas más importantes de Europa fundadas después de 2000, son españolas. No es un mal dato teniendo que cuenta que las empresas españolas compiten con gigantes europeos como Spotify o BioNTech.

¿Emplean más pero valen menos?  Los datos dicen que sí. El número de personas que trabajan en startups españolas es un 12% superior al de Europa, pero estas empresas reciben un 30% menos de financiación que la media de países participantes en el estudio de la consultora.

Además, en conjunto, las 1.000 principales startups europeas tienen un valor medio de 890 millones de euros, mientras que las empresas españolas dentro del ranking se tasan en 513 millones de euros, un 42% menos.

El 29% de las startups españolas se dedica a conectar oferta y demanda de productos o servicios mediante plataformas. El 19% de ellas basa su negocio en comercializar soluciones basadas en Inteligencia Artificial o en la creación de soluciones digitales para la ciencia o ingeniería de datos. La industria biotecnológica y sanitaria junto a la movilidad son los sectores en lo que operan un 16% de las startups españolas.

Pero ¿qué hace que una startup forme parte de la “lista Mckinsey”?  El modelo de negocio, el crecimiento, la internacionalización, la rapidez de expansión, la inversión en I+D, la oferta, la escalabilidad de las operaciones, los recursos humanos o la creación de valor son las variables que el estudio ha tomado en consideración para realizar el ránking.

La «Ley de Emprendimiento»

¿Son buenos tiempos para las startups? Si, según los datos que maneja el informe de McKinsey, nacen y se multiplican con una celeridad no conocida hasta la fecha. Pero también son tiempo de incertidumbre ante la tramitación de la que será futura Ley de Fomento del Ecosistema de las Empresas Emergentes actualmente en fase de anteproyecto.

Los principales agentes de la economía digital y el emprendimiento innovador en España se ha unido para aportar una respuesta conjunta a la futura Ley de Startups.  Adigital, Asociación Española de Startups, Startup Valencia, ASCRI, Tech Barcelona, Spain Startup, Foment del Treball y AseBio ven necesario aprovechar este hito normativo para hacer de los emprendedores y de las empresas emergentes los principales vectores de desarrollo económico y social en España  demandan precisión en la definición de empresa emergente, la fiscalidad a favor de las startups y la inversión en las mismas, las medidas de atracción y retención del talento, y la puesta en marcha de sandboxes regulatorios.

Su postura busca matizar algunas de las propuestas del Gobierno para mejorar el borrador de ley que está en los momentos iniciales de su tramitación. Se trata de un conjunto de medidas en torno a cinco ejes: definición y acreditación de empresa emergente, incentivos fiscales para el ecosistema, incentivos fiscales para la inversión, atracción y retención del talento, y entornos controlados de pruebas.

Extender el periodo de tiempo durante el cual una empresa se considera emergente o startups es para el sector, decisivo.  De ello depende por ejemplo que se una empresa pueda acogerse o no a las medidas e incentivos que se describen en el articulado de la Ley. También se pide que esta ley sea de aplicación a los emprendedores en serie, que representan el 63% de los emprendedores en España.

Fiscalidad

Incentivos fiscales centrados en deducciones de I+D e Innovación Tecnológica, incentivos a la contratación de talento nacional e internacional, reducciones o incentivos en las cuotas de seguridad social de la empresa durante los primeros años, la revisión del periodo de aplicación de bases imponibles negativas, y aplicar la deducción fiscal en IRPF prevista en el borrador también en el impuesto de Sociedades, son algunas de la reclamaciones que las organizaciones representativas del empresariado reclaman incluir en la futura Ley. El objetivo es reforzar los mecanismos de atracción a la inversión. Actualmente, no existen medidas dirigidas a incentivar la inversión en empresas emergentes por parte de business angels y capital privado (venture capital y private equity), vehículos clave en la creación y desarrollo de negocios innovadores.

Talento

Los principales agentes del ecosistema digital e innovador se refieren también a las medidas que pueden contribuir a la atracción y retención de talento.

Por un lado,  proponen agilizar los trámites para la atracción de talento extranjero con acciones como la creación de un programa ‘Startup Visa’, de un régimen de impatriados atractivo o una “ventanilla digital”. Por otro, insisten en mejorar el esquema de retribución de incentivos con stock options que contempla la futura norma.  A este respecto, recuerdan que el tratamiento fiscal que reciben las stock options puede desincentivar su uso, por lo que proponen revisar el momento de devengo del impuesto y trasladarlo a un evento de liquidez. Dado que casi todos los países de nuestro entorno han adoptado medidas fiscales tendentes a incentivar la participación en capital de los empleados de sus pequeñas y medianas empresas, explican, no hacerlo en España impactaría, además,  en la competitividad de nuestro tejido emprendedor.

Entornos controlados

Por último, el documento conjunto celebra también que el anteproyecto de ley apueste en su Título IV por la implementación de entornos controlados de pruebas o sandbox regulatorios, como instrumento idóneo para experimentar sobre los nuevos modelos de negocio, generando información real y oportuna que facilitará la labor del legislador en el futuro. En relación con los entornos de prueba, solicitan una mayor concreción en el texto para establecer lo antes posible su regulación y un plazo concreto en su implementación, así como la armonización a nivel nacional.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Ir arriba
X