Influyentes Cantabria

Nunca llueve a gusto de todos…

La interiorista cántabra Mara Pardo revisa en el artículo de hoy la situación propuesta para la reactivación económica del sector de la reforma y rehabilitación de viviendas, de la industria del diseño, hábitat , materiales y afines presentada a distintos ministerios en el mes de abril de 2020, con peros como la carencia de ayudas y desgravaciones al sector y a las personas que quieran renovar por dentro sus hogares, “un panorama que no parece muy prometedor para un sector que está funcionando perfectamente como uno de los grandes motores de la economía poscovid” o a la necesidad de implementar formación para los nuevos trabajadores que serán necesarios.

Y es que, a pesar de que se esperan “como  agua de Mayo” los fondos de recuperación de la Comunidad Europea, las deseadas “ayudas”, no todos estamos tan contentos..

Porque en España, dentro de las políticas Palanca y el Plan de rehabilitación de vivienda y regeneración urbana, la llegada de estas ayudas europeas está pensada solo para la rehabilitación de edificios y  barrios, sin contemplar, apenas,  ayudas o desgravaciones para  nuestro sector, el dedicado a la rehabilitación y reforma de viviendas en el ámbito particular, desde el interior de los domicilios. Y esto, afecta a cientos de miles de personas; las que están renovando o quieren renovar sus hogares y a todos los profesionales implicados en ello.

Así que, lo que a primera vista pudiera parecer una magnífica noticia con la concesión de estos fondos extraordinarios para paliar los efectos de la COVID, sin embargo, puede ocasionar “la tormenta perfecta de las reformas” teniendo en cuenta la limitada mano de obra disponible y el importante encarecimiento de materiales y materias primas.

Por estas razones asistimos con miedo a  un panorama que no parece muy prometedor para un sector que está funcionando perfectamente como uno de los grandes motores de la economía poscovid. Porque, es fácil que se produzca  la circunstancia de  “vestir a un santo para desvestir a otro”.

Todos los medios se hacen eco de la acuciante falta de operarios preparados y, debido al gran número de personal necesario en las obras de rehabilitación de los edificios, beneficiarios preferentes de las ayudas, creemos  que se  pueda desencadenar un trasvase de trabajadores (en especial,  albañiles) desde las reformas de interior, hacia los “exteriores”.

Influyentes Cantabria en Noviembre del 2020, publicó que, con el respaldo de varios Colegios profesionales y Asociaciones de ámbito estatal, Concha González, Javier Hernández Lario, Francesca Bertuglia y yo misma,  presentamos en Abril de 2020 a los Ministerios una propuesta para la reactivación económica del sector de la reforma y rehabilitación de viviendas,  de la industria del diseño, hábitat , materiales y afines para que se incluyeran nuestras propuestas entre los beneficiarios de las medidas del Plan De Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR), que advertía de esta desfavorable coyuntura y formulaba una serie de propuestas beneficiosas para todos los sectores implicados.

En el nuestro argumentario incidimos en la figura de las desgravaciones fiscales (ya implantadas entre 2010 a 2012) y  en los últimamente tan mencionados, “Bonus”.

Bonus reforma de vivienda y Bonus de eficiencia energética , además de  establecer un Bono Mueble y los Planes Renove, independientes de las reformas, que afianzarían, también, el futuro de la industria de mobiliario, textiles y artesanía.

Con estos planes, tal como hacen en varios países europeos, se conseguiría beneficiar a cualquier ciudadano que invierta en su vivienda y así, incentivar el consumo de los hogares que, según el Banco de España, están en una cifra récord de ahorro disponible.

Por otro lado, y no menos importante, tales actuaciones no representarían ningún tipo de gravamen a las arcas públicas, antes bien, se implementarían con un coste CERO para el Estado al producirse una compensación dineraria resultante del ahorro de las prestaciones a los trabajadores en paro o ERTE y los ingresos por los puestos de trabajo generados.

Pues bien, y aunque en la Componente 2 del Plan MRR, (Mejora del parque de edificios y viviendas para cumplir con los objetivos europeos de sostenibilidad) aparece en la línea 3 una dotación de 450 millones destinados a medidas fiscales de deducciones del IRPF para la mejora de la eficiencia energética de la VIVIENDA HABITUAL (lo que se corresponde casi literalmente con nuestra propuesta), de haber mantenido reuniones con los portavoces de Economía, Hacienda y Vivienda del Grupo Parlamentario Socialista y con la diputada Ana Botella, de quienes hemos obtenido su respaldo y,  de que incluso, hemos presentado una serie de alegaciones al “Real Decreto 691/2021, de 3 de agosto, por el que se regulan las subvenciones a otorgar a actuaciones de rehabilitación…”, a pesar de todo lo anterior,  de ejecutarse el contenido del decreto, tal y como está redactado en la actualidad, nos van a dejar prácticamente fuera…

Y eso que, como señala el INFORME CONSTRUCCION POR PAISES 2021 del EUROPEAN CONSTRUCTION INDUSTRY FEDERATION sobre España, somos uno de los sectores de “fortaleza sorprendente”:

“En cuanto al segmento de rehabilitación y mantenimiento, cabe destacar una fortaleza sorprendente, estimulada por el cambio de hábitos provocado por la pandemia. Se espera que esto continúe en los próximos años.”

Añadimos, además, que lejos de ser actuaciones meramente cosméticas, con las reformas que realizamos dentro de las viviendas (aislamientos, mejora de la habitabilidad, climatización, ventilación, accesibilidad…) estamos colaborando igualmente en el cómputo total necesario para conseguir los objetivos de eficiencia energética, sostenibilidad, accesibilidad y mejora de la salubridad de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas y, por tanto, de la finalidad perseguida por las ayudas europeas que están por llegar.

Por tanto, para evitar salir perjudicados, debemos unirnos para exigir MEDIDAS FISCALES YA, porque la cadena que arrastrará a los autónomos y empresas que no participamos en las rehabilitaciones de edificios o envolventes puede resultar catastrófica.

Empezando por los técnicos: arquitectos, aparejadores, diseñadores de interior; continuando con los oficios: fontaneros, calefactores, pintores, yesistas, electricistas, pladuristas, carpinteros, herreros étc y con las empresas de suministros de materiales, mobiliario, cerámica.  De no hacer caso a nuestras demandas, contemplaremos impotentes la imposibilidad de arrancar las obras de nuestros clientes por falta de mano de obra.

Para intentar evitar esta situación, el sector de la rehabilitación y reforma de viviendas (proclive, por otro lado, a la economía sumergida) sostenemos que son imprescindibles las desgravaciones fiscales (pedidas unánimemente desde todos los sectores), implementándose paulatina y paralelamente a la formación de los necesarios nuevos trabajadores. Una manera, paralela a las ayudas, de generar ingresos extra al Estado y equilibrar la balanza.

Estas imprescindibles incorporaciones al mercado laboral, deseablemente entre los más jóvenes (con mayor índice de paro) y, a ser posible también, mujeres (que actualmente son un escaso 8% del sector) se verán favorecidas por la inminente aprobación de la nueva Formación Profesional Dual, tal como recientemente explicaba Javier Peláez en su artículo Cuando ser campeón es una verguënza)  y por la (esperemos), continuidad del contrato por obra y servicio.

Ya que, como bien refleja  el propio decreto, el impacto de estas medidas se estiman en 188.300  empleos directos y hasta en 400.000 si se “suman los empleos inducidos , y se considera el enfoque integral de la rehabilitación en algunas de las inversiones de la componente (sostenibilidad, habitabilidad, accesibilidad, étc) “

Ósea, contando con nosotros.

Y también añaden:

..”con estos programas se contribuye a alcanzar el nivel de actividad de rehabilitación de estos países, en los que ya existen DIFERENTES PLANES, para impulsar esta actividad, por lo que en conjunto el sector podría generar 400.000 nuevos empleos”

 Y esos DIFERENTES PLANES que ya existen en otros países son, ni más ni menos,  los BONUS y ventajas fiscales que nosotros solicitamos.

Y, si restamos los 188.300 empleos directos de los posibles 400.000,  en nuestras manos están 211.700 y, repetimos, a coste 0.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Ir arriba