Influyentes Cantabria

Mara Pardo: la interiorista cántabra tras la propuesta de reactivación económica del sector de reforma y rehabilitación

Las cifras hablan solas: solo el sector de reformas y rehabilitaciones perderá hasta 4.200 millones de euros hasta final de año. Según datos de Euroconstruct la crisis tendrá un impacto negativo de 21.000 millones de euros en el sector de la rehabilitación y la reforma en nuestro país. La cuota de mercado del sector se sitúa en un 29% en 2019 y la cuota de pérdida de producción esperada será del 37%. Sobre la previsión de 2019, la brecha para el periodo 2019-2022 será de un -14%. La rehabilitación residencial espera verse favorecida, a la espera de los efectos de la crisis del covid 19 en los presupuestos familiares.

En el aire 350.000 empresas, solo de este subsector, contando con Pymes, Micropymes y autónomos, que necesitan medidas extraordinarias y urgentes para activar de inmediato el mercado de la rehabilitación y reforma y alcanzar los niveles del resto de Europa de un 3,9% de trabajadores ocupados en este sector frente al 2,2% de España, lo que supondría generar unos 400.000 nuevos empleos, capaces de absorber, en este momento tan crítico, las pérdidas de ocupación de otros sectores.

Y en la propuesta de posibles soluciones el nombre de la interiorista cántabra Mara Pardo, que está en contacto con profesionales de otros países, como Italia, donde llevan más de 10 años implementadas estas medidas de incentivación con muy buenos resultados y a las que se ha sumado el arquitecto y presidente del Colegio Oficial de Arquitectos de Cantabria, Moisés Castro Oporto  y Javier Hernánez Lario, vocal de ANERR (Asociación Nacional de Empresas de Rehabilitación y Reforma).

Mara Pardo

En el estudio de la interiorista se ha fraguado el documento con medidas para reactivar  la reforma y rehabilitación, la industria del diseño, el hábitat y las industrias relacionadas de materiales y afines que, actualmente, se encuentra en fase de estudio por parte de los Ministerios de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana y de Industria, Turismo y Comercio. Este documento ha sido suscrito además de ANERR y COACAN por ANIEME, FEDERHABITAT, RED AEDE, CENFIM, COACM, MUEBLE DE ESPAÑA Y FEPM.

Y es que, mientras las ayudas europeas no lleguen, algo que no ocurrirá hasta mediados de 2021, se hace necesaria una incentivación inmediata y limitada en el tiempo  del consumo de familias y empresas mediante desgravaciones  fiscales  que, dado el retorno en puestos de trabajo y tributos, se realizaría a coste 0 para el Estado.

“En Reino Unido han eliminado el impuesto por compra de vivienda, en Italia llegan a dar hasta el 110% de bonificación fiscal de lo que se invierte en rehabilitación y reforma de la vivienda propia, con mejora energética, accesibilidad, adaptación al envejecimiento de la población. Todo el dinero que las familias invierten en estas obras de reforma y rehabilitación se traduce en menos paro, más movimiento económico, IVA, Impuesto Sociedades… Por cada 100.000 euros que se invierten es un parado y medio menos y además, si fiscalmente lo vas a recuperar, en 5 o 10 años ¿qué beneficio tienes en hacerlo “SIN IVA”?, explica Mara Pardo.

Siguiendo ese modelo de éxito en otros países, el documento presentado propone como una de las mejores salidas para el conjunto de los sectores involucrados, la incentivación a las familias que realicen trabajos de rehabilitación y reforma con deducciones fiscales directas de hasta el 65% según las intervenciones que realicen y su inversión, a través de unos BONUS que se aplicarían durante un plazo de tiempo acotado y  con efecto inmediato:

  • Bonus Mueble , para pequeñas reformas y compra de mobiliario.
  • Bonus de Fachadas, para la mejora de la envolvente.
  • Bonus Renovacion, para mejora de los edificios existentes.
  • Bonus Eficiencia Energética, para la eficiencia energética de los edificios o viviendas.

Las familias se bonificarían con una tributación al 10% de IVA de todas las obras de rehabilitación y reforma con carácter general, incluso 2º viviendas, y la  posibilidad de tributación del 4 % de IVA para las reformas energéticas y  las de  mejora de la accesibilidad de los edificios y viviendas, instalación de ascensores, sillas salvaescaleras, rampas, cambios de bañera por ducha.

Con toda esta batería de medidas se conseguiría una autorregulación de un sector muy proclive a trabajar “en negro” y sin supervisión ya que, para beneficiarse de las deducciones, sería necesaria la intervención de técnicos cualificados que certificaran  tanto los trabajos como las inversiones, así como la obligatoriedad de la emisión de facturas y el pago mediante transferencias . Para ello y para evitar la picaresca, es por lo que el monto de la deducción debe ser suficientemente abultado como para resultar rentable “pasar por caja”.

Como ejemplo práctico, en 2019 el porcentaje de deducción en Italia para la reforma de una vivienda era del 50% hasta 96.000 €. Es decir, 4.800 € anuales de desgravación directa, durante 10 años.

Con estas facilidades durante un tiempo limitado, las familias que actualmente han disparado el  ahorro hasta un 17,2 %, el máximo de la serie histórica, podrían  decidirse a reformar sus viviendas y comunidades haciéndolas más confortables y eficientes, siguiendo además las directrices europeas a las que ya vamos con retraso para cumplir en plazo.

En la propuesta se añade también la reducción del IVA al 4% para autónomos y pequeñas empresas  para  la colocación de mamparas y adaptación de medidas de seguridad frente a la Covid 19 en comercio y hostelería , así como para la mejora de eficiencia y reducción de emisiones con los cambios de equipos de aire acondicionado y calderas.

Y del 10% para todas las obras de reforma de residencias, comercios, hostelería y hoteles para su mejora y adecuación y medidas de seguridad y salud frente al Covid.

¿Ventajas?:

A coste 0 para el Estado se promovería el empleo para los autónomos al conseguirse ocupación para las pequeñas y medianas empresas de reforma que los sostienen.

 Y es que, el CSCAE (Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España) ya estimó  que por cada 1.000.000€ de inversión en rehabilitación, se generan 18 puestos de trabajo (Fuente ERESEE) y que el retorno fiscal mínimo se sitúa en el 25% (Fuente CEOE).

Con estos datos, por cada inversión de 100.000€ se produciría un retorno fiscal de 25.000€, y un ahorro en prestaciones que, para 1,8 trabajadores, se puede situar alrededor de los 20.000€, con lo que el ahorro público total generado sería de 45.000€, es decir, el 45% de la inversión total realizada. “Por tanto, una aportación pública media de hasta el 40-50% de toda la inversión pública sería recuperada en su totalidad entre los retornos fiscales y el ahorro en prestaciones de desempleo o renta básica”.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Ir arriba