Influyentes Cantabria

Olalla Martínez Fernández, responsable de Comunicación en Cafento. Detrás de cada marca, hay personas

Tras meses de incertidumbre, de falta de conexión con buena parte de sus clientes, el sector de la hostelería, Cafento lo tuvo claro y acaba de lanzar Zona Barista. Hoy, su Dircom, Olalla Martínez nos cuenta que “sin la hostelería, esto no funciona”  y  pone al hostelero en el centro de su proceso de transformación digital sin olvidar al profesional del sector que también demanda información y al consumidor que quiere saber más.

Soy periodista y me encanta. A pesar de haber trabajado en medios de comunicación tradicionales, como radio y prensa, donde disfrutaba con el seguimiento de la actualidad y aprendí a buscar el testimonio, la historia y el dato, siempre he sentido interés por la comunicación corporativa. Son ya varios años de experiencia en este apasionante mundo. Mis primeros pasos fueron en agencia llevando diferentes cuentas y clientes pero en los últimos años, he desempeñado puestos de responsabilidad en departamentos de comunicación y marketing de empresas de sectores como el tecnológico o el de alimentación/bebidas.

He desarrollado gran parte de mi carrera en Asturias creciendo junto marcas regionales y nacionales. Mi última aventura comienza en el verano de 2019, cuando comienzo a trabajar como responsable de Comunicación en Cafento, compañía nacional líder en el sector del café. Una empresa grande por tamaño pero con un ADN familiar muy marcado.

Estos casi dos años han sido intensos, llenos de retos, de cambios, de nuevas responsabilidad, de proyectos, ¡incluso con una pandemia de por medio! Momentos complicados y de incertidumbre donde nos hemos puesto a prueba como personas y profesionales. Nadie estaba preparado pero ¿no es en los momentos más en contra donde uno aprende, se refuerza y se supera? Hemos tenido que cambiar las maneras y las formas. Hemos pasado de estar en la oficina a estar en casa. Hemos buscado incansablemente humanizar nuestra relación y nuestros vínculos pese a la distancia.

Han sido muchos meses de dudas, de desconexión con la empresa en algunos casos y la comunicación se ha convertido, más si cabe, en algo esencial. Me refiero a una parte fundamental de mi trabajo: la comunicación interna. En Cafento hemos sido conocedores de la necesidad de sentirse parte de la organización. Por eso desde el principio, nuestros objetivos en el departamento de Comunicación junto con el área de Gestión de Personas se han centrado en mantener los lazos, la fluidez en los mensajes y poner al servicio de los empleados herramientas y canales donde sentirse parte del todo. Todo ello con escucha activa, elemento clave para conseguirlo.

Pero no estoy sola en esta aventura. Junto a mi, remando en el mismo barco, un equipo que sueña en grande. Profesionales pero sobre todo personas. Y es que detrás de cada marca, hay personas. Quien me conoce sabe que es uno de mis gritos de guerra, nunca dejo de repetirlo. Defiendo los intereses de empleados y clientes. Siempre en el centro de mis decisiones y estrategias, y es que no puede ser de otra manera. Siempre fiel a mis compromisos: personas y entorno. Porque yo sí creo en las marcas donde la sostenibilidad es parte de sus valores.

Tras un año diferente, llegan novedades. No hay descanso para los guerreros. Damos la bienvenida a Zona Barista, el sitio al que tenéis que ir para estar al día de todo lo que tenga que ver con el café, las infusiones, el chocolate y la coctelería. Contenido exclusivo y de calidad con nuestros baristas y expertos. Y porque sin la hostelería esto no funciona, en el área privada, nuestros clientes tienen su espacio para organizar su actividad con nosotros. He ahí una de las claves diferenciadoras de este proyecto: Logramos poner al hostelero en el centro de nuestro proceso de transformación digital sin olvidar al profesional del sector que también demanda información y al consumidor que quiere saber más. Orgullo especial el que siento. Orgullo por lo que hay detrás. Nuevamente EQUIPO. Orgullo por conseguirlo en la época en la que le ha tocado ver la luz. Orgullo en definitiva porque quien quiere, puede y quien cree, lo consigue.

Reivindico, y defiendo, el papel del profesional de la comunicación en las empresas. La necesidad de trabajar de manera coherente los mensajes que lanzamos al exterior, pero también al interior, no olvidemos que nuestros empleados son los mejores prescriptores que podemos tener.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Ir arriba