Influyentes Cantabria

bound4blue instala su vela rígida en un barco pesquero que emprenderá travesía en aguas de Panamá

boun4blue, una empresa que Influyentes sigue desde nuestro nacimiento en noviembre de 2020, ha conseguido instalar su tecnología eSAIL®  en un barco de pesca, convirtiéndolo así en el primero del mundo en navegar con tecnología de propulsión asistida por viento. El proyecto eSAIL® , pionero a nivel mundial, tiene como objetivo conseguir una mayor eficiencia energética, potenciando la utilización del viento para reducir el uso de combustible y las emisiones contaminantes.

La empresa con participación cántabra, bound4blue, junto con Kyma y la Organización de Palangreros de A Guarda (ORPAGU), la más importante del sector en Europa, han instalado con éxito el sistema de vela rígida eSAIL® en el carguero “Balueiro Segundo”, en una clara apuesta conjunta por la innovación, el cuidado del medio ambiente y la sostenibilidad.

La vela rígida, de 12 metros de altura y con un sistema de control autónomo que no requiere de tripulación adicional para manejarla, está ya operativa en el barco en aguas de Panamá. Un operativo que comenzó hace casi un mes con el traslado por mar de la vela rígida, que salió de Vigo, y recorrió 4.200 millas náuticas para llegar a su destino: el “Balueiro Segundo”.

Realizadas ya las últimas pruebas de control y superada también con éxito la de estabilidad, la primera travesía comenzará esta misma semana. Un viaje que convertirá al “Balueiro Segundo” en el primer barco de pesca del mundo en llevar una tecnología de propulsión auxiliar asistida por el viento y, a su vez, el primer barco en tener instalado la tecnología eSAIL® de bound4blue.

José Miguel Bermúdez, director general de bound4blue, es consciente de que están haciendo historia, al tiempo que ya piensa en el futuro, “la instalación en el “Balueiro Segundo” representa un gran hito para la compañía, como primer paso hacia futuras instalaciones en barcos de mayores dimensiones y diferentes segmentos, como tanqueros, graneleros, Ro-Ro o buques de carga general”.

El sistema eSAIL® -explica Bermúdez- “es totalmente escalable y ya contamos con una versión de 17 metros de altura, totalmente abatible, que se instalará en un buque de carga general tras el verano de este año, así como con velas de mayores dimensiones a punto de entrar en fabricación”.

Un sistema propio de la empresa española que utiliza el viento para propulsar el buque, reduciendo de esta forma el consumo de combustible y, por tanto, la huella de carbono, es decir, las emisiones contaminantes liberadas al medio ambiente.

En este sentido, Juana Parada, directora gerente de ORPAGU explica que “para ORPAGU, esta nueva singladura que emprendemos de la mano de “Balueiro Segundo está totalmente en línea con lo que llevamos defendiendo desde hace muchos años: sostenibilidad y cuidado del entorno, reduciendo el impacto de la actividad que llevamos a cabo en el mar”

Este proyecto no deja de seguir los pasos de las gentes de A Guarda y de tantos puertos pesqueros que aprendieron a aprovechar las bondades de una naturaleza generosa para lograr beneficios económicamente vitales. “La vela rígida se entronca, en este sentido, con las embarcaciones tradicionales y vive del viento que aquí movió a los muiños (molinos) de A Guía, de Abaixo o Da Cruzada”, apostilla Parada.

Precisamente, y dentro del marco del proyecto Aspiring Wingsails, cofinanciado por la Unión Europea, la compañía noruega Kyma, líder en monitorización de la eficiencia de buques mercantes, será la responsable de monitorizar y validar el ahorro de combustible y emisiones durante los próximos meses de pruebas en el Océano Pacífico.

Aunque innovador, el sistema eSAIL® cuenta con todas las garantías de seguridad y fiabilidad que le otorgan la más estricta aplicación de los estándares actuales, así como la aprobación de la instalación por parte de Bureau Veritas y la Dirección General de la Marina Mercante española. Se trata de una tecnología ligera, compacta y con bajos costes de mantenimiento que puede instalarse tanto en barcos existentes como de nueva construcción, con un claro enfoque también hacia la industria mercante.

Como parte de la transición hacia un modelo energético más sostenible, en clara sintonía con los objetivos de la Organización Marítima Internacional (IMO), la industria marítima está en una búsqueda continuada de soluciones innovadoras que permitan alcanzar esas nuevas cuotas de sostenibilidad y ahorro de costes. Sin duda, el uso del viento como medio de propulsión auxiliar es un paso natural en esta transición, motivo por el que bound4blue apuesta firmemente por su desarrollo y comercialización, siendo ORPAGU un claro modelo a seguir para el sector.

La fabricación y puesta en marcha del sistema de vela de bound4blue y el sistema de monitorización del consumo de combustible y emisiones de Kyma cuentan con la cofinanciación de la Unión Europea, a través del proyecto Aspiring Wingsails, mientras que en el caso de ORPAGU, ha recibido ayuda del Fondo Europeo y Marítimo de la Pesca y el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Ir arriba