Influyentes Cantabria

La empresa cántabra Vega Pelayo, ejemplo de digitalización en el foro internacional Madrid Platform

El foro empresarial internacional Madrid Platform seleccionó a la empresa cántabra Vega Pelayo como ejemplo de digitalización exitosa de la PYME. Gema Coria,  Directora de Operaciones y Desarrollo de Negocio de la empresa agroalimentaria participó en el primer encuentro empresarial internacional presencial que se ha llevado a cabo en la capital en este 2021, un HUB internacional de negocios entre Europa y América Latina celebrado del 10 al 12 de mayo en Madrid.

Madrid Platform es un encuentro multisectorial para empresas e instituciones de Europa y América Latina que permite conectar pymes de diferentes países para explorar oportunidades reales de crecimiento e internacionalización a través de reuniones, así como pulsar las opiniones de numerosos expertos sobre el futuro del trabajo en la denominada “nueva normalidad”.

En el evento, impulsado por Ayuntamiento de Madrid, Comunidad de Madrid y Gobierno de España y celebrado en el Palacio de Cibeles, participaron  93 organizaciones, más de 600 empresas y 20 países con un total de 55 ponencias y 8.000 personas registradas como público tanto presencial como vía streaming.

Gema Coria explicó su experiencia al frente de la transformación de Vega Pelayo, una empresa nacida a partir de un obrador de panadería tradicional y a la que una inversión de 16 millones de euros en tecnología ha convertido en el proveedor de las más grandes cadenas internacionales de alimentación, capaz de elaborar 44.000 sobaos a la hora y de multiplicar por 20 su plantilla. Coria explicó que “uno de los retos a los que se enfrenta una empresa que no nace digital es implicar a sus equipos en la transformación” y destacó la que “la respuesta a este desafío pasa por crear una cultura empresarial favorable a la innovación tecnológica que asuma esta como un proceso progresivo que será constante en todas las áreas y en toda la vida de la empresa, una innovación que no nace de una moda caprichosa, sino que llega a la fábrica impulsada por las demandas de consumidores”. “La fórmula tecnológica debe ser una forma de trabajar que los propios empleados reclaman cuando reclaman recursos y soluciones para la mejora de los procesos”.

La empresaria cántabra, asesora del fondo de inversión LuaFund, docente de la Universidad de Nebrija y miembro de la Asociación Cántabra de la Empresa Familiar, destacó que “debemos ser capaces de ofrecer tanta seguridad a nuestros empleados como ofrecemos a nuestros clientes. Si la tecnología es una garantía de calidad de servicio para nuestros clientes, debe ser una garantía de calidad en el empleo para las personas que trabajan con nosotros”

 

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Ir arriba