Influyentes Cantabria

Beatriz Sancristobal. Directora del Centro Tecnológico CTC

CTC celebra este año su vigésimo aniversario habiéndose convertido en una de las principales palancas de innovación de Cantabria, resolviendo buena parte de los retos tecnológicos a los que se enfrenta el tejido industrial de esta comunidad y en su dirección está Beatriz Sancristobal Marcano, una de las pocas directivas de Centros Tecnológicos que hay en España. De los 78 centros que hay en España, solo 10 están dirigidos por mujeres. En este 20 aniversario, el Centro Tecnológico de Cantabria quiere convertirse en el aliado para las empresas de Cantabria para innovar y poder optar a los fondos europeos de innovación y hoy en Lo mejor de Influyentes Cantabria, traemos de nuevo a su CEO para que desvele todo lo que el centro puede hacer por la empresa cántabra.

En la mente de Beatriz Sancristobal está «conseguir más negocio»: un crecimiento sostenible, atraer y retener talento, muchas más empresas que desarrollen proyectos y que se animen a aplicar la tecnología y a aprovechar la innovación. «Queremos crecer y dar un salto y para ello necesitamos ser el referente de innovación en Cantabria, donde está nuestra raíz y nuestro sustrato principal. Nos nutrimos de las empresas de aquí y del impulso que dé la Administración regional a la innovación, aunque también tenemos clientes nacionales y muy buenos aliados en el resto del país y en otros países de Europa».

El Centro Tecnológico CTC quiere convertirse en el aliado para las empresas de Cantabria para innovar y poder optar a los fondos europeos de innovación. Por eso, aquellas empresas que estén pensando en desarrollar un proyecto innovador, pueden contar con la tutela del CTC teniendo en cuenta que deberán ser proyectos transformadores, empresas con bagaje y conocimiento de lo que es la tecnología y una idea clara de para qué se va a ejecutar ese proyecto dentro de su compañía, de lo que va a suponer con respecto a lo que se venía haciendo hasta el momento.

«Estos fondos son el marco perfecto para abordar este tipo de proyectos para los que normalmente no hay cabida y en el CTC estamos acostumbrados a trabajar de manera colaborativa, participamos en redes internacionales de conocimiento, sabemos bien lo que es competir por proyectos internacionalmente y tenemos la experiencia de acudir con otros partners a los programas de financiación de I+D+i de la UE».

El CTC está centrado en la transferencia tecnológica, es decir, investigan para generar aplicaciones concretas de la tecnología en la industria y en su gestión diaria hay dos cuestiones fundamentales: la primera, contar con un equipo de profesionales con bagaje, experiencia y conocimiento que encajen en los proyectos que se vayan a desarrollar, «siendo a la vez capaces de mantener esa interlocución clara y ágil con las empresas con las que trabajamos» y la segunda, la tecnología.

Otro de los aspectos claves es el de la internacionalización, «estar continuamente mirando hacia fuera. A nosotros, los proyectos europeos nos han posicionado y diferenciado con respecto a lo que veníamos haciendo porque te mueves en un entorno muy competitivo y el hecho de llevarlos a cabo ya garantiza que tienes el nivel y la capacidad para hacerlo».

El CTC lidera proyectos como Mooring Sense, el proyecto más importante de cuantos ha liderado el CTC hasta el momento, con 4,2 millones de euros de inversión, que pretende diseñar un sistema innovador para la gestión de la integridad estructural de los sistemas de fondeo de los aerogeneradores marinos flotantes) o Grenn Patrol, que con una inversión de  2,4 millones de desarrolla una solución robótica que optimiza el control integrado de plagas en invernaderos de forma autónoma.

El 40% de los proyectos que desarrolla es con empresas de Cantabria y el 70% son PYMES. «Trabajamos muy de la mano de la pequeña y mediana empresa que, normalmente, encuentran más dificultades para desarrollar sus proyectos de innovación y el acceso a fuentes de financiación».

Algunos ejemplos desarrollados en Cantabria son el desarrollo de una resina para la planta de SEG Automotive de Treto (Bárcena de Cicero) que mejora la resistencia de las piezas metálicas a la corrosión galvánica y permitirá a la empresa fabricar un nuevo alternador híbrido de impulso y recuperación o la colaboración llevada a cabo con Ferroluz en un proyecto innovador basado en nanotecnología para desarrollar pinturas con diferentes funcionalidades hidrofóbicas y anticorrosivas.

Para Beatriz Sancristobal, este es un momento clave con un mensaje muy importante: «va a haber más inversión en I+D+i y nosotros estamos aquí para ayudar a las empresas de Cantabria a dar ese salto a la innovación».

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Ir arriba
X