Influyentes Cantabria

Ana Lobato, directora de Personas de Palibex

En este artículo de Lo mejor de Influyentes, ‘Hay que cuidar de otra forma a los empleados’, la directora de personas de Palibex, Ana Lobato, pone en negro sobre blanco los pasos a dar para anticiparse a las necesidades que pueden tener los empleados para situarlos en el centro del proceso empresarial y contar con equipos motivados y felices de pertenecer a la organización en la que trabajan.

Palibex es una empresa optimista. Lo somos desde nuestro origen ya que, en caso contrario, no se nos hubiera ocurrido nacer en 2012, el año en el que cerraron más empresas de transporte en España. Así que, por mil pandemias que existan, no vamos a dejarnos contagiar por la negatividad del ambiente, ni a alarmarnos en exceso. Tenemos por delante decenas de proyectos y trabajamos en un sector esencial para nuestra economía.

Ahora bien, es innegable que el último año nos ha cambiado. A cada uno de forma única y diferente, pero, en el fondo, a todos. Emociones como la tristeza o el miedo, derivados de la ansiedad o del estrés, han afectado a nuestras vidas y ya no somos los mismos a nivel personal ni, por supuesto, en el trabajo. Por tanto, si queremos salir adelante, solo hay un camino y ese es apostar por las personas.

Eso es algo que en Palibex no nos pilla desprevenidos porque siempre hemos mantenido que los empleados son el centro y que es necesario trasladar a la empresa nuestras pasiones, para ser más felices y disfrutar de una vida plena.

Lo que sí tenemos que revisar es la forma en que cuidamos de nuestros empleados. Ya no es suficiente con ofrecerles flexibilidad horaria para una mejor conciliación familiar o un entorno de trabajo agradable, dotado de salas de juego y descanso. Ni siquiera basta con que tengan un seguro de salud, consultas de fisioterapia o planes personalizados de nutrición, medidas de las que disponen hace tiempo.

Hay que dar un paso más allá y anticiparse a las nuevas necesidades con la puesta en marcha de acciones dirigidas a su bienestar emocional, como programas de ayuda psicológica o rutinas de ejercicio físico, tanto online como presenciales. Eso nos permitirá estar en forma y, lo que es más importante, sentirnos activos y animados.

Todas estas iniciativas no podrían llevarse a cabo sin la máxima implicación directiva y sin considerar que esta parte de la empresa es crucial y estratégica. De hecho, mi departamento ha dejado de llamarse Recursos Humanos para pasar a ser, simplemente, el área de Personas, con una misión por encima de todas: encontrar a un equipo de sonrientes que nos acompañen. En nuestra mano está cuidarles.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Ir arriba
X