Influyentes Cantabria

José Luis Sánchez, director de Ingram Micro, la compañía recientemente comprada por Platinum Equity

José Luis Sánchez, Director de Ingram Micro Cloud España, fue uno de los primeros directivos que escribió en Influyentes en nuestro nacimiento en noviembre de 2020. Entonces hablábamos de las personas que componen los equipos en las empresas, de su valor y de la necesidad de generar una cultura de confianza en un momento de crisis como el actual. Este mes conocíamos que el fondo de inversión Platinum Equity ha adquirido Ingram Micro, el mayor proveedor mundial de soluciones tecnológicas y de movilidad, nube y logística, por 7.200 millones de dólares, más de 6.000 millones de euros. Ingram Micro, que en 2020 obtuvo unos ingresos de 49.000 millones de dólares, cuenta en Cantabria con una plantilla de 200 empleados y actualmente tiene 23 posiciones abiertas para contratar. La firma ha apostado «firmemente por Cantabria» y prueba de ello es que, cuando Ingram compró SofcloudIT, startup del Grupo Softec Internet, en 2015 «había solo 19 empleados». Santander es hoy la sede de la división de Ingram Micro Cloud y de Cloudblue en España.

Para el director ejecutivo de Platinum Equity, Tom Gores, «Ingram Micro, como el distribuidor de tecnología más grande del mundo,  juega un papel vital ayudando a las empresas a innovar y adaptarse, lo cual es especialmente importante ahora que seguimos emergiendo de la pandemia». Para Gores, «las prioridades de TI corporativas están cambiando, el comercio electrónico está prosperando y el ritmo de la digitalización sigue acelerándose, lo que hace que los productos, servicios y soluciones avanzadas de tecnología que ofrece la empresa sean más importantes que nunca. Estamos emocionados de poner nuestros recursos y experiencia a trabajar para ayudar a Ingram Micro a navegar estos tiempos».

 

Ingram Micro es hoy una empresa que apuesta por Cantabria, que genera empleo, y así considera José Luis Sánchez que se debe generar una cultura de empresa que genere confianza.

«El impacto del Covid en la sociedad ha supuesto un cambio de modelo para muchas organizaciones que se han visto abocadas a digitalizarse de manera inmediata para poder sobrevivir.  Al mismo tiempo, hemos tenido que aprender a convivir con un montón de situaciones nuevas que generan un stress adicional como, por ejemplo, la escolarización de nuestros hijos desde el hogar, la posibilidad de infección de algún familiar, amigo, compañero, etc., y/o el cúmulo de restricciones a las que nos hemos visto sometidos.

Aunque en nuestra organización estamos muy acostumbrados a trabajar en remoto con todo tipo de tecnologías Cloud, también hemos tenido que, como no puede ser de otra manera, aprender a convivir en esta nueva normalidad, priorizando siempre la seguridad y el bienestar de cada persona dentro de nuestra organización.

Desde un principio, hemos tenido claro que para poder alcanzar nuestros objetivos, dependemos de las personas que componen nuestros equipos.  Generar una cultura de confianza y compañerismo tiene que ser prioritario para cualquier ejecutivo, al igual que mantener una comunicación clara, concisa y constante con todos los miembros del equipo para mantener el foco en lo importante y generar mayores niveles de motivación.

Nosotros somos responsables de comunicar la estrategia, definir los objetivos y de facilitar las herramientas necesarias para que las personas se sientan cómodas trabajando en remoto, pero a la vez tenemos que generar una cultura que genere confianza, entendimiento, equipo y tranquilidad, para poder así ser capaces de ejecutar y cumplir los objetivos.

Ahora más que nunca tenemos que enfocarnos en lo importante y en las cosas que realmente den valor, simplificando los mensajes para que sean perfectamente entendibles y manteniendo reuniones frecuentes con los equipos para validar la estrategia, medir el avance de los proyectos y proporcionar tranquilidad.

Finalmente, tenemos que ser conscientes de las circunstancias de cada uno y permitir cierta flexibilidad, a la vez que intentar generar entornos divertidos a través de herramientas virtuales donde se pueda crear complicidad disfrutando del trabajo en remoto.  Al fin y al cabo, nada nos impide cumplir nuestros objetivos en un entorno divertido donde los trabajadores se sientan motivados, entendidos y empoderados para conseguir el éxito».

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Ir arriba