Influyentes Cantabria

Marián Sáncal: Cantabria es idónea para liderar un cambio de paradigma empresarial y social

Marián Sáncal, ha creado una consultoría que  acompaña a empresas y organizaciones que aspiran a liderar el cambio y no solo adaptarse a él. Ahora trabaja con PYMES y organizaciones que buscan innovar, aprovechando todo el potencial de sus equipos humanos. Desde su visión, Cantabria es una comunidad idónea para liderar un cambio de paradigma empresarial y social. Te lo cuenta hoy en nuestra sección Conocimiento.

Comprender la forma en la que nos relacionamos y organizamos ha sido una inquietud que me ha acompañado toda la vida. A lo largo de mi trayectoria he intentado acercarme a su comprensión desde diferentes disciplinas: la arquitectura, la neurociencia, la economía o la filosofía.

Sin embargo, ha sido mi experiencia como emprendedora y empresaria en diferentes ecosistemas de innovación, lo que me ha hecho entender nuestro mayor punto ciego en las compañías, padeciéndolo en la mía propia: la estructura organizativa, lo que solemos denominar organigrama. Son las estructuras jerárquicas, departamentales y basadas en la motivación extrínseca (planes de carrera, aumentos salariales, etc.) las que frenan cualquier intento de ser más innovadores, más ágiles y sostenibles.

Esto me llevó a especializarme en Análisis Organizacional por la Universidad de Stanford, y a desarrollar mi actual visión sobre la nueva forma de hacer negocios. Esta es la base de mi Consultoría Transformacional, a través de la cual, acompaño a otras empresas y organizaciones en el cambio hacia los nuevos modelos organizativos. Se trata de nuevos modelos capaces, no solo de liberar todo el potencial humano del que disponemos, sino también de gestionar de manera eficiente el conocimiento y know-how que tenemos dentro de nuestras empresas. Las claves de la sostenibilidad empresarial en esta nueva era en la que ya estamos inmersos.

Hemos llevado al límite la forma que tenemos de gestionar las organizaciones, y esto, más que nunca tras la pandemia, ha quedado en evidencia. La resistencia al cambio es fuerte y natural, puesto que el paradigma heredado de la Revolución Industrial, en el que el mundo era entendido como un sistema lineal, nos ha traído un progreso sin precedentes. Sin embargo, el mundo globalizado de hoy es un sistema complejo en el que, solo aquellas compañías que comprendan las relaciones de dependencia e interrelación llegarán a liderar el cambio, en vez de malgastar recursos económicos y emocionales en intentar adaptarse a él.

Peter Senge (Sloan School of Managment, MIT) ya estableció en los 90 las 4 características sobre las que construir las Organizaciones Inteligentes del futuro, tras revelarse fallido el modelo departamental adoptado, a escala global, tras las grandes guerras del s. XX. El momento ha llegado.

Necesitamos, en primer lugar, difundir el poder de manera ordenada (autogestión). En segundo lugar, alcanzar una comprensión sistémica conjunta (inteligencia colectiva y grupos multidisciplinares). En tercer lugar, introducir prácticas diarias de desarrollo individual y colectivo (plenitud: crecimiento ilimitado). Y en último lugar, construir compañías con seguidores voluntarios (propósito evolutivo: hoja de ruta, innovación profunda y agilidad).

Hoy en día, contamos con muchos ejemplos a nivel internacional de compañías que operan desde esta perspectiva, y los resultados son abrumadores: mayor innovación, mayor agilidad y rentabilidad a largo plazo. Son las mejores compañías para un mundo mejor, ejemplos que en España han inspirado ya a centenares de compañías, y puedo afirmar que, concretamente en Cantabria, tenemos el tejido empresarial idóneo para liderar este cambio.

De hecho, Cantabria reúne las características idóneas no solo para liderar este cambio a nivel empresarial, sino para liderarlo a nivel social, cambiando la forma de relacionarnos entre las diferentes organizaciones público-privadas y la propia sociedad civil. Estamos en un territorio capaz de convertirse en el faro que alumbre el camino en estos momentos de alta incertidumbre.

Tras mi experiencia acompañando a compañías en sus procesos de cambio con éxito, mi propósito me llevó no solo a seguir acompañando a más empresas en estos procesos de cambio, sino a investigar cómo escalar esta esencia de la organización al territorio. Y comencé, de manera paralela a mi actividad profesional, mi tesis doctoral con la siguiente pregunta: ¿es posible escalar al territorio la esencia de los nuevos modelos que convierten a nuestras empresas en organizaciones resilientes, innovadoras y ágiles?

Y tras formarme con Otto Scharmer, Catedrático del MIT, presentamos en su programa, u.lab x2, la propuesta denominada “HUB u.lab Cantabria”. Se trata de un proyecto del que ya formamos parte 10 personas representantes de diferentes sectores regionales, y que ha sido seleccionado en la cohorte de 2021 a nivel internacional, para recibir el apoyo del MIT en un acompañamiento que comienza en febrero y terminará en junio, y cuyo objetivo es prototipar, diseñar y adaptar las metodologías y herramientas desarrolladas por la Teoría U, por primera vez, a escala territorial y multisectorial. Aprenderemos a sostener un espacio donde poder ahondar entre todos en la concepción sistémica de nuestro propio entorno, diseñando caminos de co-creación que nos permitan convertirnos en un ecosistema verdaderamente innovador, resiliente y sostenible.

Es el momento y lo vamos a conseguir. Cantabria como punto de partida de algo mucho más grande que está por venir. Porque juntos y entre todos, sin puntos ciegos, somos mucho más.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Ir arriba