Influyentes Cantabria

Ciberseguridad y recapacitación del talento: dos retos de la digitalización

En el último año hemos asistido a un avance repentino en los planes de digitalización de las empresas, que se han visto obligadas a dar un salto en el uso de las tecnologías digitales para, en muchos casos, cambiar o reinventar sus modelos de negocio. En este contexto de cambios, no solo se están detectando importantes brechas de seguridad si no que, además, se hace imprescindible un esfuerzo por recapacitar el talento. Ciberseguridad y recapacitación del talento se configuran de esta manera como dos de los grandes retos que las empresas deberán abordar en sus procesos de digitalización.

El nuevo contexto de carrera hacia la digitalización de los procesos está provocando un aumento de las brechas de seguridad de las empresas que se encuentran, ahora, más expuestas que nunca a los ciberataques y a sus efectos en sus ya de por sí tocados negocios. Los CISO (Chief Information Security Officer o Directores de Seguridad de la Información) se encuentran, por tanto, en el centro de todas las decisiones de negocio y su visión estratégica, en el corto y medio plazo, se hace más necesaria que nunca. El rápido ritmo de adopción de estas nuevas tecnologías y modelo de negocio trae consigo nuevos riesgos que requieren el reajuste de la ciberseguridad hacia un modelos más seguros

El mundo de la ciberseguridad se encuentra ahora en un momento crítico, decisivo y apasionante para el sector, para las empresas y para los profesionales. Los resultados de la encuesta anual Digital Trust Survey 2021, de PWC España,  realizada a 3.249 directivos de negocio y tecnología de todo el mundo, dan una visión detallada de las claves para abordar con éxito los retos actuales y los que están por venir en el ámbito de la ciberseguridad.

El futuro es ahora:  automatización industrial y robótica, ecommerce, bots de chat de servicio al cliente, entretenimiento basado en la realidad virtual, cocinas en la nube, fintech y más.

La crisis sanitaria y la recesión económica han avivado los cambios que estaban por venir y  de acuerdo a la encuesta Digital Trust Survey 2021: el 40% de los ejecutivos dicen estar acelerando la digitalización, asumiendo estrategias comerciales que no habían imaginado antes.

Estas ambiciones digitales se han disparado. El 21% de los encuestados está redefiniendo su modelo de negocio, mientras que el 18% esperan irrumpir en nuevos mercados o industrias. Hacer las cosas más rápido y de manera más eficiente es la máxima ambición digital para el 29% de los ejecutivos, mientras que el 31% se están modernizando con nuevas capacidades. Más de un tercio (35%) dicen que están acelerando la automatización para reducir costes, algo que no sorprende en un momento en el que los ingresos han bajado.

Recapacitación del talento

Con la aceleración de la tecnología digital, las demandas de tecnología (velocidad, flexibilidad, confiabilidad, seguridad y valor) han aumentado radicalmente. Las empresas tendrán que contratar a los mejores, pero eso no será suficiente. También deberán reconsiderar cómo vuelven a capacitar y mejorar a su gente.

En medio de esta realidad, la creciente complejidad de los sistemas de TI y la aparición de una amplia gama de nuevas tecnologías, desde la nube hasta la inteligencia artificial (IA) y el aprendizaje automático, han aumentado los desafíos. Desafíos que ni siquiera los propios líderes son capaces detectar. 

Sin embargo, algunas empresas han comenzado a descifrar el código. Las empresas que identifiquen las habilidades tecnológicas que necesitan para generar valor para el negocio y desarrollen una visión clara de sus necesidades de talento presentes serán las mejor preparadas para hallar los mejores talentos, así como para formarlos de acuerdo a sus necesidades. 

Es imposible contratar a todos los que necesitan, por lo que capacitar y volver a recapacitar a la fuerza laboral existente deberá ser una parte fundamental de la estrategia para ganar la batalla del talento. Alrededor del 82% de los ejecutivos globales esperan que la recapacitación y el perfeccionamiento sean, al menos, la mitad de la solución a sus persistentes brechas de habilidades, tal y como ha consultado Mackinsey.

El mayor porcentaje de encuestados (más del 30 por ciento) clasificó el análisis de datos, la tecnología de la información, los dispositivos móviles y el diseño web como las habilidades con la mayor expectativa de desajuste en los próximos tres años.

Solo en Alemania, para satisfacer las demandas de la economía en 2023 se necesitarán 700.000 especialistas adicionales en tecnología y para el talento de big data, entre un 50 y un 60 por ciento. A nivel mundial, se prevé que 3,5 millones de puestos de ciberseguridad estén vacantes en 2021.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Ir arriba