Influyentes Cantabria

Beatriz Arraibi, directora de comunicación del Grupo Init

Beatriz Arraibi, directora de comunicación de la tecnológica vasca Grupo Init entró en ese proyecto “por amor”. El amor y las emociones que generan una buena comunicación para las empresas y negocios a pesar que aún haya agnósticos que la consideran un gasto.  Analiza hoy el valor de la estratégico de la comunicación como base de cualquier organización, más la suma de una buena comunicación interna para crear cultura corporativa, motivación y aumento del compromiso. Un repaso perfecto a como debe ser la comunicación de una empresa para que sea bien percibida.

Llegué al mundo de la comunicación por casualidad. Yo iba para psicóloga. Lo tenía claro. Tan claro que hasta unos meses antes de empezar la universidad nadie me convencía de lo contrario y fue precisamente un psicólogo quien lo hizo, sorprendentemente, y consiguió cambiar el rumbo de mi vida. Gracias a él descubrí mi pasión. Con el paso de los años me he dado cuenta de que tampoco iba tan mal encaminada. Hoy puedo asegurar que para trabajar en comunicación hace falta tener mucha psicología porque también necesitamos analizar y comprender la conducta humana y los procesos mentales llevados a cabo por las personas. Absolutamente necesario.

En mis casi 20 años de trayectoria profesional en el mundo de la comunicación he tenido que aplicar la psicología de manera recurrente. Para tratar de demostrar el poder y el valor que la comunicación tiene para la empresa, para los negocios (todavía hay agnósticos que lo ven solo como un gasto) y para tratar de llegar al alma de quienes nos leen, escuchan, ven y consumen. Porque no nos olvidemos que nos movemos por impulso de nuestras emociones y que en un mercado tan competitivo sobreviven las marcas que enamoran. Llevo 13 años en Grupo Init, empresa tecnológica vasca que desarrolla soluciones tecnológicas innovadores en el ámbito de la salud y los negocios digitales.  Y, sin duda, debo decir que entré en el proyecto “por amor”.

Creo en el poder de la comunicación. Y en la comunicación estratégica para las organizaciones. No hay otra manera de entenderla, al menos en mi opinión. La comunicación debe de estar presente en los foros donde se reflexiona y se habla de estrategia y desde ahí aportar valor a los negocios y generar impacto. El primer paso es “escuchar” hacia dentro y hacia fuera. Vital.

Defiendo la comunicación responsable para acompañar a las organizaciones al cumplimiento de su propósito, sus objetivos estratégicos y a la generación de resultados, velando por mantener una buena reputación con honestidad y transparencia.

Es imposible no comunicar y hay que tener presente que la comunicación es la base de cualquier proceso en una organización. El papel que juega en las empresas es tan importante que no contar en la dirección con un perfil profesional dirigido a ello es como navegar sin patrón. Navegaremos, pero no llegaremos a buen puerto.

En marzo de 2020 nuestra vida cambió por completo. La vida de las organizaciones, pero sobre todo la vida de las personas del planeta en todas sus facetas. Muchas empresas dimos un paso adelante, desde lo que sabemos hacer, para aportar nuestro granito de arena en esta crisis sanitaria. Lanzamos en tiempo récord y pusimos en manos del sistema sanitario, empresas y sociedad en general una solución tecnológica para la gestión del COVD-19 (Inithealth CoronaCare). Pero también dimos un paso adelante para acompañar a quienes hacen posible este proyecto, las personas que trabajamos en Grupo Init. Creamos un canal (de comunicación) con píldoras audiovisuales que lanzábamos a diario para vernos y escucharnos, para sentirnos cerca, a pesar de estar en nuestras casas encerrados. Cuidamos la comunicación interna, miramos hacia adentro y encontramos necesidades que teníamos que cubrir.

La comunicación interna es un intangible muy importante en las organizaciones que se suele trabajar menos o con mayor dificultad y que es fundamental para crear cultura corporativa, motivar a la plantilla, aumentar el compromiso y la confianza de quienes forman parte del proyecto y, por supuesto, para aumentar también la productividad.

La comunicación se basa en crear relaciones de confianza. Un valor que si lo trabajas se multiplica pero si lo pierdes es complicadísimo recuperar. Estamos hablando de personas. Estamos hablando también de lo importante de creer que quien nos escucha, nuestra audiencia, no es tonta (práctica habitual en algunos entornos). Confía en la inteligencia de tu audiencia y comunica lo que eres. Si tienes un propósito, si sabes quién eres, si sabes cuál es tu esencia y comunicas desde ahí, no podrá tambalearte ninguna crisis que venga, que vendrá sin duda.

 

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Ir arriba