Influyentes Cantabria

Mireia Cigarran, CEO de VRPharma: la primera farmacia de contenidos de realidad virtual

Bilbao acogió la pasada semana el XVII Congreso de la  y allí estuvo la startup VRPharma Immersive Technologies, que apuesta por la realidad virtual para disminuir la ansiedad, el estrés, la angustia o la percepción del dolor. Su tecnología puede ser usada prácticamente por cualquier tipo de paciente en todas las zonas del hospital, utilizándolo tanto antes de una cirugía, durante un tratamiento o durante el ingreso hospitalario. Hoy, su CEO, Mireia Cigarrán, lo cuenta en Influyentes.

Una de las principales macro tendencias que el ámbito sanitario está siguiendo estos últimos años es su transformación a un sistema centrado en el paciente; lo que también se conoce como «la humanización de la salud». Esto implica que el cuidado al paciente debe ser ser más colaborativo, más accesible y más transparente. Al mismo tiempo el perfil del paciente  ha cambiado. Ahora el paciente y la familia requieren estar informados de todo y de forma inmediata desde la comodidad de su casa. Herramientas digitales de telemedicina aportan soluciones escalables y facilitan el acceso inmediato de los pacientes a doctores y a su historial trasladándose al centro médico solo cuando es necesario.

 El cambio implica también tener en cuenta a la familia en la toma de decisiones, respetar los puntos de vista y los valores de los pacientes, y tratar al paciente aportándole el máximo confort dando prioridad a su salud mental y bienestar emocional. El cuidado cambia a un cuidado integral y no solo de la enfermedad física. Este último punto es de vital importancia, y se ha puesto de relieve como un problema grave – y difícil de tratar – durante la pandemia.

 Está demostrado que el bienestar emocional y la salud mental del paciente están directamente relacionados con su recuperación. Por esta razón los centros médicos buscan e incorporan proyectos de humanización a través de la incorporación de psicólogos, proyectos de arte terapia o de tecnologías digitales entre otros. Sin embargo, muchas veces los proyectos no son escalables o sostenibles a medio o largo plazo y tampoco llegan al paciente que lo necesita en un momento determinado. Los recursos no están disponibles las 24h del día.

La Startup VRPharma Immersive Technologie tiene como objetivo principal aportar al sistema sanitario una herramienta de humanización escalable, sostenible, segura y eficaz. En su caso, han creado un aplicativo diseñado para uso hospitalario con contenidos de realidad virtual dirigidos a mejorar la experiencia de los pacientes en diversos momentos que viven en un centro médico. La Startup apuesta por la realidad virtual al ser una tecnología segura, no invasiva, con cada vez más datos y estudios que indican su efectividad para la mejora del paciente. Su aplicativo también lo utilizan las familias y los propios sanitarios para vivir una sesión de relajación o mindfulness. El mes pasado, publicaban en esta dirección los resultados de un piloto que realizaron junto con el Hospital Germans Trias y Pujol para ver la efectividad de esta tecnología para reducir el estrés de sanitarios en urgencias médicas. El proyecto, liderado por el Doctor Juan de Pablo de Rabasso (jefe del servicio de psiquiatría), mostró efectividad, disminuyendo en 3 puntos de media sobre 10 el estrés subjetivo de sanitarios.

 VRPharma es una librería de «píldoras» de contenidos de realidad virtual con diferentes objetivos. Algunas píldoras están pensadas para disminuir la ansiedad, el estrés y la angustia; otras para reducir la percepción del dolor; y otras simplemente para mejorar la experiencia del paciente y su estado emocional apartándole de su situación y trasladándole a otro lugar tranquilo y de su agrado; tal vez una playa, un bosque, un concierto. Con su aplicativo buscan que esta tecnología pueda ser usada prácticamente por cualquier tipo de paciente en todas las zonas del hospital, utilizándolo tanto antes de una cirugía, durante un tratamiento o durante el ingreso hospitalario.

 Mireia Cigarran, CEO de VRPharma, explica que «nuestra misión final es democratizar el uso de la realidad virtual para mejorar la salud mental y emocional de los pacientes en centros médicos. Por esta razón entrevistamos a varios centros y sanitarios para ver los problemas que conlleva la implementación de herramientas digitales en hospitales. Algunos problemas frecuentes iban desde la higiene, hasta la falta de tiempo del equipo sanitario para aprender o utilizarlo, o la conectividad a internet. Y es que no solamente los contenidos son clave para tener un efecto positivo en el paciente, sino también la usabilidad de los equipos. No podemos esperar que en una situación de urgencias tengan que ir a buscar un ordenador, o ponerse el médico las gafas para seleccionar un contenido, luego desinfectarlas, luego ponérselas al paciente; o enseñar al paciente como funciona el mando… El uso de la tecnología debe ser mucho más fácil y rápido y por esto seguimos trabajando en esta dirección. En estos momentos nuestro software permite que simplemente colocando las gafas al paciente y presionando el play en una Tablet o teléfono externo el paciente esté ya en su experiencia virtual. Son 10 segundos. A parte, el equipo es totalmente portátil y está aislado del sistema informático del centro médico para que sea más seguro y asegurar en todo momento la mejor experiencia al paciente»

 La pandemia ha puesto de manifiesto aún más que la salud mental y emocional de las personas es fundamental para su bienestar global. Esta pandemia nos deja momentos de soledad, nos recuerda la importancia de tener la familia cerca en los hospitales, nos muestra el estrés mental de los médicos y las personas y cómo este estrés afecta a la salud de la sociedad.

 Debido al potencial de tratamiento que ofrecen las terapias inmersivas, la realidad virtual ha sido identificada como una de las principales tecnologías que se espera que experimente un crecimiento constante (de entorno el 27% anual) en los próximos años.  Esperemos que en un futuro próximo podamos viajar por la naturaleza o hacer una sesión de mindfulness o de respiración consciente justo antes de una operación; o que nuestros hijos puedan sumergirse en un mundo fantástico cuando les toque vacunarse o pasar por un procedimiento médico que les asusta, de forma tranquila.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Ir arriba