Influyentes Cantabria

¿Todo el mundo quiere ser freelance?

El 40% de los trabajadores digitales europeos con empleo fijo está  buscando activamente un nuevo trabajo. El  73% planea cambiar en dos o tres años. Mientras, solo un 12% de los trabajadores “libres” en España se plantea buscar un puesto fijo. La libertad y la flexibilidad hacen del freelancing una fórmula que crece un 27% al año en los sectores que nos vienen a la cabeza al pensar en estos perfiles: la tecnología y datos, marketing y comunicación o arte y diseño. Pero lo verdaderamente sorprendente del informe Freelancing In Europe, elaborado por la plataforma Malt y Boston Consulting es que la conversión a freelance de profesionales que desarrollan trabajos más convencionales como la ventas y funciones de apoyo, se ha disparado en el último año un 63%. ¿Todo el mundo quiere ser freelance?

Los datos así parecen indicarlo. Los freelancers representan el 25% de todos los profesionales digitales de Europa. En un entorno en el que estos perfiles están altamente demandados, los profesionales optan por la libertad y la flexibilidad. La primera razón es que se lo pueden permitir. Las empresas buscan en ellos una alta especialización. Incorporar esta a través de personal externo es un valor añadido incalculable, dado que la vida media de una habilidad digital es de tan solo cinco años, lo que significa que, pasado ese tiempo, esa competencia en concreto pierde el 50% de su valor.

En este contexto, los freelancers europeos, con una media de 9 años de experiencia laboral y 4 horas semanales dedicadas a desarrollar sus competencias profesionales, se han convertido en los “maestros de la formación continua” y con ello en el objeto de deseo sobre todo de pequeñas y medianas compañías.

Pero ¿quiénes son los clientes de los trabajadores “libres”?

Las pymes se posicionan como líderes a la hora de colaborar con freelancers. En Alemania, el 20% de estos profesionales trabaja habitualmente con grandes empresas. En Francia el dato es del 14% en Francia y solo del 5% en España.

En Alemania las empresas medianas parecen estar más dispuestas a trabajar con profesionales independientes en comparación con sus homólogas españolas y francesas, una situación que también tiene que ver con la fuerte posición de las empresas medianas en este país

El freelancer español ¿nace o se hace?

En España, los jóvenes apuestan cada vez más por esta fórmula a la hora de iniciar su carrera profesional. El 16% de los profesionales dados de alta desde España en Malt eran nuevos en el mundo laboral independiente, frente al 17% en Francia y el 11% en Alemania.

El 88% de los profesionales españoles que elige el freelancing lo hace por flexibilidad y el 92 por independencia y solo un 12% de ellos se plantea buscar un puesto fijo.

Los freelancer españoles son los que se declaran más eficientes trabajando en remoto, desde casa, un 81% frente al 78% de Francia y al 71 de Alemania.

Dueños de las claves de la productividad y con valores

Los profesionales por cuenta propia lo tienen claro: los elementos que impulsan la productividad son similares entre los empleados y los freelancers. La relación social en el trabajo es importante para ambos grupos, y, de hecho, los profesionales independientes afirman que las buenas relaciones laborales (69%) y la comunicación regular con el equipo (49%) son dos de los tres criterios más importantes para una buena colaboración.

Los freelancers, en particular los especializados en nuevas tecnologías, se preocupan por la diversidad y la inclusión, así como por la sostenibilidad. El 59% afirma que rechazaría una oferta de proyecto si el cliente no cumple con sus expectativas en materia de diversidad e inclusión.

El 49% dice lo mismo por razones de sostenibilidad. Mientras, los empleados fijos están más preocupados por la sostenibilidad (61%), y la diversidad y la inclusión quedan en segundo lugar (48%).

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Ir arriba