Influyentes Cantabria

Patricia Presmanes, responsable de Comunicación y Marketing del Grupo Igualatorio

“Una buena comunicación sanitaria es el hábito más saludable”

Que la salud era lo realmente importante, ya lo sabíamos. Pero, el último año se ha encargado de grabárnoslo a fuego y de enfrentarnos a desafíos que, de otra manera, hubieran tardado más en llegar. Uno de los principales es la necesidad de ofrecer una comunicación sanitaria veraz y valiente como vía para vencer el desconocimiento, la incertidumbre y la vulnerabilidad ante la que nos encontramos cuando se trata de hablar de la enfermedad.

Comunicar de manera responsable y con una buena dosis de sentido común nos corresponde a todos los que integramos el mundo de la salud. De nosotros depende mejorar la confianza de los usuarios en los profesionales y en las entidades sanitarias. La infodemia de estos meses, marcados por la sobreexposición informativa y la cantidad frente a la calidad de los mensajes, nos ha demostrado los peligros que tienen el morbo y las noticias de saldo a golpe de clic.

Por todo ello, una buena comunicación sanitaria es el hábito más saludable que podemos tener. Constituye nuestro deber con la sociedad, pero también es una magnífica herramienta para conectar con nuestros empleados y desarrollar todo su potencial para la innovación. El llamado intraemprendimiento, en el que todas las personas importan y aportan dentro de las organizaciones, será, sin duda, una de las mejores tácticas para mejorar la competitividad de las empresas sanitarias y humanizar nuestra marca.

Lo mejor de todo es que se abren ante nosotros un sinfín de oportunidades. Los pacientes y el público en general demandan una comunicación cada vez más cercana, en un mundo marcado por el distanciamiento social y por un desarrollo tecnológico sin precedentes.

No podemos obviar que las consultas presenciales siguen siendo necesarias, pero la transformación digital nos obliga a adaptarnos a un modelo híbrido en el que offline y online están condenados a entenderse. Nosotros mismos, como Grupo Igualatorio, hemos puesto en marcha la receta electrónica y una cuidada fórmula de videoconsulta para responder a las nuevas necesidades de nuestros asegurados, sin olvidar la calidez en las relaciones.

Todo ello no será posible si no existe una colaboración, a todos los niveles, entre el sector público y el privado, para lograr la prosperidad económica. Una necesaria cooperación que en Igualatorio Cantabria siempre hemos defendido. Baste decir que, según el último informe de la Fundación IDIS, la sanidad privada supuso en 2020 un ahorro mínimo de casi cinco mil millones de euros para el sistema público. Seamos conscientes, por tanto, del papel que juega la comunicación sanitaria y cuidémosla para que genere confianza y nos acabe protegiendo a todos. Si algo ha quedado claro es que las personas perciben el valor de sentirse seguros.

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Ir arriba