Influyentes Cantabria

María Villalón: la interiorista de la que todos hablan en Madrid

María Villalón nació en Santander y vive en Madrid desde hace más de una década, donde empezó a estudiar arquitectura, aunque luego viró a la arquitectura de interiores. Allí ha fundado y es CEO de Villalón Studio, centrado en “humanizar los espacios y el diseño consciente”. Y parece que la filosofía de crear “un diseño emocional que da como resultado espacios respetuosos y trascendentes, con cuidado de la calidad y el detalle”, como se define en su web, ha dado en el clavo, no en vano se la conoce ya como la interiorista de moda en Madrid, donde ha firmado la decoración de varios afamados restaurantes como Chow Chow, Pointer, Pomerania…

Siempre que puede vuelve a Santander, “a casa”, un lugar “muy especial, creo que tenemos que estar muy orgullosos de dónde venimos”.

–¿Qué pasó después de acabar la universidad?

Desde que terminé la carrera poco a poco empecé mi propio proyecto, realmente la idea no era crear un estudio de interiorismo, pero paso a paso, de manera muy orgánica, me fueron saliendo proyectos y fui incluyendo a compañeras de la universidad y amigas. En este proyecto, Villalón Studio, para mí tan especial, ya somos ya seis mujeres luchando por avanzar y mejorar.

–¿Qué inversión es necesaria para lanzar un proyecto así? En tu caso, ¿cómo fue lo de iniciar un negocio propio?

Realmente la creación del estudio fue de forma progresiva y muy orgánica, no tuve que hacer un ‘Business plan’ para empezar el proyecto.

Al principio hacía mis proyectos, con honorarios más bajos en comparación con el mercado, y gracias al boca a boca, de un proyecto me fueron saliendo otros y poco a  poco se fueron uniendo amigas y compañeras al equipo y al final, pues se genera el estudio. Pero realmente no hubo un capital inicial.

–La pandemia ha “rescatado” el sector de la arquitectura de interiores? ¿Hay más trabajo ahora que antes de la pandemia?

Pues la verdad es que en nuestro estudio nunca se ha parado el trabajo durante la pandemia, gracias a Dios, hemos tenido mucha suerte en eso, pero sí es verdad que se ha estancado un poco la parte de los proyectos para el sector de la restauración y estamos trabajando muchísimo más en la parte residencial, de vivienda.

–¿Qué es necesario para triunfar en este sector empresarial?

Creo que lo que es necesario es simplemente ser uno mismo, tener claro cuáles son las líneas rojas que no quieres pasar y cuáles son tus metas. Además, considero necesario ser honesto con cada uno de los proyectos y con todos los clientes. También ser muy cabezota e intentar llegar al objetivo, que es hacer un buen proyecto, y seguir un poco tu intuición.

–Cuando hablamos de arquitectura de interiores, ¿estamos hablando de decoración?

Nuestro trabajo sí incluye la decoración, pero va mucho más allá, no es simplemente decoración al uso, sino que nosotras hacemos interiorismo. El interiorismo estudia el espacio, todo el espacio, y cómo poder mejorar la vida de las personas. Analizamos la parte de distribución, investigamos los materiales, de dónde vienen, sus características… es decir, la parte de investigación es clave en nuestro en nuestro día a día.

Y luego ya sí, también hacemos decoración, en la que tratamos de elegir diseños muy modernos y conceptos muy nuevos.

–¿Cuáles son las ideas que manejáis para conseguir eso de “hábitats que ponen en el centro el equilibrio entre las necesidades de las personas y el entorno, entre belleza y funcionalidad, durabilidad e impacto de nuestros proyectos”?

Este es un asunto un poco polémico, porque todo el mundo me dice “bueno, y cuáles son las tendencias?”, y realmente nosotras somos un estudio que no sigue tendencias porque consideramos que al final las tendencias pasan de moda y es algo fugaz. No, nuestros proyectos lo que buscan realmente es totalmente lo contrario, que esos diseños permanezcan en el tiempo, que perduren, y que esa parte, por ejemplo, de materialización de un proyecto, esos materiales que se utilizan, no envejezcan o que envejezcan bien, por así decirlo, y que la gente que nos contrata lo valore igual que nosotras valoramos ese envejecimiento de los materiales.

Entonces podríamos hablar, por así decirlo, de un diseño atemporal, que también es un poco peligroso decirlo de esta manera, pero realmente es así, es decir, nosotras no buscamos que algo en determinado momento pase de moda, nosotras queremos que perdure en el tiempo.

–Has diseñado grandes propuestas, para restaurantes, para otros espacios… ¿Dónde podemos encontrar los diseños de Villalón Studio?

En un principio empezamos únicamente con el sector de la restauración en Madrid, sobre todo, donde hemos hecho el interiorismo de restaurantes como Chow Chow, Pointer, Pomerania…, han sido realmente puntos de encuentro en la capital y estamos súper orgullosas del trabajo que hemos realizado. Ahora, es verdad que después de la pandemia también nos estamos centrando mucho en el ámbito residencial porque la gente ha cambiado de vida y ahora damos más importancia a los espacios dentro de la vivienda. Nos están llamando un montón para hacer residenciales, pero también hacemos proyectos efímeros. Hace unos meses, por ejemplo, montamos una instalación en el Roca Madrid Gallery, y realmente lo que nos gusta es crear espacios y hábitats en los que la gente se emocione cuando entra ahí o experimente lo que nosotras experimentamos.

A la hora de hacer un proyecto no nos da igual qué tipo de proyecto sea, si es de restauración lo abordamos de una manera, y si es de vivienda lo abordamos de otra, pero siempre con la base de ser más consciente, de valorar, qué es lo que hay detrás del proyecto, tener un concepto claro para que el proyecto fluya y tenga sentido.

Muchos de nosotros o no tenemos, o no vamos a tener probablemente ningún restaurante, pero sí tenemos casa, ¿algún consejo para nuestra vivienda si tuviéramos que decorarla o renovar espacios?

Yo creo que después de la pandemia, tal vez ahora pasamos bastante tiempo en casa, creo que lo que hay que buscar la luz natural, en la medida de lo posible, lógicamente. Otra parte fundamental es que exista una buena ventilación, con aire fresco dentro de la casa. Y en la parte de decoración, yo buscaría tonos claros intentando crear un continente neutro al que luego tú le puedas dar diferentes toques dependiendo del gusto de cada uno. En general, también diría que el espacio no se recargue, lo que facilita que puedas cambiar el ambiente con unos cojines o pintando una pared si en un momento dado te aburre o estás cansado del mismo ambiente.

Los confinamientos y todo el proceso que hemos vivido, ¿nos han hecho ver desde un nuevo punto de vista nuestras viviendas?

Por supuesto, completamente, y sobre todo a valorar la casa, el hogar, y también aquellos espacios dentro de la casa, para que sean más flexibles, porque ahora, por ejemplo, el trabajo forma parte de nuestro día a día y hay que buscarle un hueco dentro de las viviendas. Otro ejemplo es la cocina, ahora mismo es una parte fundamental que igual en otro momento no le dábamos tanta importancia. Creo que el confinamiento lo que nos ha hecho es aprender a esperar, pensar, reflexionar, y darnos cuenta de lo que realmente es importante.

Y dentro de la casa nos pasa lo mismo, hemos pensado qué partes son importantes o en qué zonas paso más tiempo, y le hemos dado una vuelta a todo eso.

–¿Qué, lugar, qué espacio te gustaría crear en Santander?

Pues me encantaría hacer una instalación por ejemplo en el Centro Botín, que ahora mismo es un punto de encuentro cultural brutal y creo que Santander está muy representado por el Centro Botín. Pero bueno, cualquier proyecto en Santander para mí va a ser super especial.

Cantabria es mi casa, es mi hogar, para mí lo es todo Santander, entonces, cualquier espacio me gustaría.

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Ir arriba