Influyentes Cantabria

La batuta del director. Ignacio Pérez Piñero

Como si de una orquesta se tratase, en un organización empresarial, el mejor equipo de especialistas necesita un nexo que coordine y permita que el esfuerzo de cada uno de ellos no se traduzca en la proyección individual del especialista (del músico) sino del grupo, de la empresa. Con esta analogía, hoy en Influyentes el directivo Ignacio Pérez Piñero, destaca la importancia de los responsables de Recursos Humanos en el engranaje empresarial.

Imagínese por un momento que quiere y puede organizar un gran evento, un gran concierto con una orquesta sinfónica. Usted gestiona y contrata para el evento a los mejores músicos del mundo. Especialistas en cuerdas (violines, violas, violonchelo, contrabajos), metales (trompetas, trombones, tubas, cornos), maderas ( clarinete, fagot, oboe, flauta) y como no percusión (timbales, tambor, bombo). Más de 80 músicos excelentes de reconocimiento internacional con los que está seguro y convencido que usted mismo podría hacer que tocaran la sinfonía elegida. Son profesionales y conocen su oficio. Por lo que está seguro de que, contando todos con la misma partitura, podrán conseguir el éxito deseado.

En el momento del primer ensayo, como líder del proyecto y demostrando absoluta confianza en la profesionalidad de todos y cada uno de los músicos, los deja colocarse en el auditorio como ellos consideren y una vez ya ubicados, pertrechados y con los atriles preparados con las partituras de la obra que ha elegido, se pone delante de ellos y les dice: tocad.

La obra suena pero no como debiera. Tras varios intentos fallidos, se pregunta qué es lo que falta, motivación o incentivos, porque conocimientos y formación estaba asegurada. A la respuesta, seguro que ya está llegando en este momento. La amalgama que aporta la fortaleza del mejor muro que pueda construir con la mejor piedra de sillería es… el director de la orquesta.

El director, coloca a los músicos en la posición adecuada, no atendiendo al interés individual de cada instrumento o grupo de instrumentos sino a cómo va a escuchar y percibir la obra interpretada el público que asista al concierto. El director ofrece recursos con todo su cuerpo, pues a los movimientos de los brazos, con su batuta, debe acompañar la intensidad de la postura del cuerpo, la expresión de su cara, la gesticulación de su boca, en resumidas cuentas, todo él se entregará a la correcta ejecución de la obra, y siempre sin descuidar la lectura de la interpretación de cada músico, de cómo lee y ejecuta la instrucción que le está dando y cómo se integra su sonido en el del grupo. El director emite y a su vez percibe e interpreta. Ahora sí que sonará como se espera, como merece. Será un éxito

Esta situación se reproduce exactamente en una organización empresarial. Tal y como se ha visto en la práctica, el mejor equipo de especialistas necesita un nexo que coordine y permita que el esfuerzo de cada uno de ellos no se traduzca en la proyección individual del especialista (del músico) sino del grupo, de la empresa. Un buen director de recursos humanos, no solo debe conocer los aspectos legales y técnicos que le van a permitir gestionar el grupo de personas en si, sino que debe contar con recursos y herramientas necesarias para poder alcanzar la parte más humana de cada miembro de su equipo, conseguir que cada miembro, toque en grupo una “gran sintonía”

En el diseño del programa del exitoso Máster en Dirección en RRHH, El valor de las personas, que este año iniciará su IV edición a mediados de octubre, se incluyó una serie de temas que apoyados por una amplia bibliografía científica, dota de herramientas en comunicación, comportamiento no verbal y toma de decisiones inconscientes y su repercusión en la influencia y persuasión. La perfilación indirecta de personalidad, la identificación y correcta interpretación de las conductas automáticas que de forma no verbal emitimos y el control de nuestro lenguaje no verbal se han mostrado como herramientas altamente eficientes en los alumnos que ya han cursado esta formación de postgrado, y que en la actualidad ejercen con éxito en el complejo mundo laboral actual.

Cursar el Máster en Dirección de RRHH, El valor de las personas, de la Universidad de Cantabria, es mucho más que obtener un título. Es adquirir instrumentos, confianza y capacidad para poder dirigir con éxito a la orquesta formada por los mejores músicos del mundo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Ir arriba
X