Influyentes Cantabria

Guillermo Cernuda: El papel de los empleados en los informes no financieros

Guillermo Cernuda es abogado de formación, especializado en tecnología aplicada al Compliance, Ciberderecho, Protección de Datos y todo lo que tenga que ver con Legaltech. Profesor  en algunas de las mejores instituciones y escuelas de negocios en España desde IE Law School, Colegio de Abogados de Madrid, Universidad Francisco de Vitoria a la  Universidad de Murcia, es además Director de Operaciones de DoGood, una Startup tecnológica B2B que ayuda a las empresas a mejorar los informes de sostenibilidad de sus clientes, a través de sus empleados, de forma innovadora, medible y divertida. Hoy en Influyentes, reflexiona sobre el recurso más potente que las empresas aún no saben explotar.

Si entendemos la sostenibilidad como la manera de cubrir las necesidades de ahora, sin  comprometer los recursos hacia el futuro, podemos estar de acuerdo con que es algo interesante para cualquier empresa ¿Verdad? Sin embargo, las empresas hasta ahora no ha conseguido exprimir todo el potencial que podrían llegar a alcanzar en el futuro. Empresas tradicionalmente vinculadas a Cantabria y con gran cantidad de recursos como el Santander o Repsol ya hacen verdaderos esfuerzos por llegar a hacer de la sostenibilidad una cuestión estratégica. Podemos encontrar en sus reportes cómo llevan a cabo acciones de  sostenibilidad, de formación y de fomento de la cultura empresarial sostenible, pero ni siquiera ellas llegan a responder a preguntas como ¿Cuántos litros de agua ahorran todos los empleados de una Ibex 35? ¿Cúanto C02 emiten? ¿Entre todos reciclan suficientes Kg de residuos?

La cuestión es que, a día de hoy, los empleados no tienen un papel protagonista en la sostenibilidad, o expresado de otra manera, no tienen el papel que potencialmente podrían alcanzar, y en el artículo de hoy vamos a analizar por qué sí se puede contar con todos ellos en las acciones de sostenibilidad corporativas y otorgarles la importancia en impacto y métricas que hasta ahora no han podido tener.

Rebobinando hasta el principio: La obligación de informar sobre la sostenibilidad. Las empresas de más de 500 trabajadores están obligadas a presentar anualmente un informe de sostenibilidad desde el año 2018, las que tienen más de 250, desde 2021, y las que no tienen esta obligación, están empezando a hacerlo voluntariamente. Estos informes deben hablar del modelo de negocio de la empresa, de sus políticas, de los riesgos, y también debe recoger los indicadores que sean más importantes.
Y es aquí donde se encuentra la verdadera oportunidad para todas las empresas que quieran diferenciarse del resto: los empleados pueden formar parte de todas las métricas de sostenibilidad. En los índices más relevantes y en los estándares que se suelen seguir para hacer este tipo
de reportes ya se fomenta, lo que pasa es que se deja a cada empresa la elección de cómo hacerlo. La propia Unión Europea también lo fomenta.

Todo lo que tenga que ver con las “actividades de la empresa” es relevante, por lo que las acciones de los empleados realizadas en nombre o por cargo de la empresa, o incluso las domésticas que pudieran tener algún tipo de vinculación con la actividad empresarial, podrían ser consideradas relevantes como para incluirlas en cualquier estrategia y en cualquier informe.

Solamente a través de este salto las empresas lograrán proporcionar al mercado, a los clientes, proveedores y supervisores, información suficientemente fiel y valiosa sobre la empresa tres principios que seguir para conseguirlo.  Para conseguir un informe completo y que aporte verdadero valor sobre la sostenibilidad, las empresas pueden seguir unos principios y situar a los empleados en el centro de su  reporte:

Principio de divulgación de información significativa: Las sociedades deben incluir información, en la medida en que resulte necesaria para comprender la evolución, los resultados y la situación de la empresa, y el impacto de su actividad. Debido a la evolución de la sostenibilidad, es evidente que ya empieza a resultar insuficiente reportar solo respecto al impacto que tiene una parte del negocio. ¿Acaso no son relevantes los empleados en ciertos sectores donde las empresas cuentan con miles de ellos?  El debate de la información significativa/no significativa no es sencillo, pero todas las señales apuntan a que la tendencia de las empresas sea a proporcionar una mayor transparencia sobre su negocio.

-Principio de Información fiel, equilibrada y comprensible: El informe debe tener en cuenta todas las aportaciones de datos disponibles y fiables, teniendo en cuenta las necesidades de información de las partes interesadas. El potencial sostenible de los empleados ya está en las compañías, hasta ahora faltaba intención, metodología y sobre todo herramientas para poder empezar a calcularlo. Pero las empresas ya pueden acudir a soluciones para este problema.

– Principio de Información completa pero concisa: La divulgación de información significativa debe proporcionar una imagen completa de la sociedad. Esto se refiere sobre todo a la extensión de la información que se debe comunicar. Y si estamos hablando de una imagen completa, los empleados no pueden ser excluidos de esta situación. Por mucho que se reporte sobre el impacto de los procesos, los empleados tienen un peso mucho más importante en algunas cuestiones corporativas.

Como se recoge en estos 3 principios, se espera que las sociedades comuniquen información sobre su modelo de negocio, sobre su estrategia y sobre sus objetivos, y que esta información ayude a conocer el planteamiento estratégico de las cuestiones no financieras más importantes que son: qué hace la sociedad, cómo lo hace y por qué lo hace. Y parece que está claro, que no incluir a los empleados, es cada vez una opción menos interesante.

Nos encontramos en una situación donde las empresas deben esforzarse por encontrar cuanto antes sus ventajas y diferencias competitivas, y por lo tanto no tardaremos en ver cómo se empieza a integrar al empleado en esta situación.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Ir arriba