Influyentes Cantabria

El nuevo rol del asesor en el s. XXI. Borja Barrete

Julio y el verano suman una nueva firma a Influyentes. Hoy, el economista Borja Barrete analizará los principales retos a los que se enfrenta el sector de la asesoría profesional de empresas, ante el nuevo escenario socio-económico que se está desencadenando a raíz de los sucesivos acontecimientos acaecidos desde marzo de 2020 que si bien pusieron al límite a esta profesión, demostraron como los profesionales pusieron todo su empeño para dar el mejor y más eficiente servicio a ciudadanos y empresas. En este siglo el reto de los asesores es claro para sobrevivir, renovarse y reciclarse,  y Barrete lo explica en este artículo con el que debuta en este digital.

North Solutions Asesores nació con el concepto de ser una empresa de servicios de asesoramiento diferente al asesor convencional al que todos nos habíamos acostumbrado”. Esta es la carta de presentación que hace 4 años decidimos mostrar para hablar de en un proyecto que quería acercar el rol del asesor a los empresarios y empresarias de nuestro país. Es nuestra particular visión del rol que debe ocupar el asesor del Siglo XXI, abandonando el convencionalismo de una externalización pura de servicios y de cumplimiento de obligaciones sociales, contables y fiscales y, que con ocasión de los sucesos acontecidos en nuestro país desde 2020 en adelante, se ha visto acelerado de forma notoria y, si cabe, hoy por hoy es más claro.

Estamos ante un contexto socio-económico donde las Administraciones Públicas se enfrentan a un reto digital que marcará sus actuaciones en los próximos 5 años, en parte incentivado por la Unión Europea.

Esto se motiva porque los principales planes de fondos vendrán acompañados de obligaciones en materia de digitalización y cuidado medioambiental como estamos comenzando a ver con los fondos Next Generation y los planes de recuperación fijados por el Estado.

En este sentido, siendo una de sus ambiciones la digitalización total de los servicios, la Administración contará con más información cada vez, llegando incluso a un punto en el que organismos como, por ejemplo, la Administración Tributaria será conocedora, en tiempo real, de las operaciones de todas las empresas del país, independientemente del tamaño de las mismas, modelo que actualmente ya está en proceso de implantación en territorio foral con el proyecto “TicketBAI”.

En un contexto como el que exponemos, el asesor de este nuevo ciclo económico debe alinearse aun más como un acompañante para los negocios que desarrollan las empresas.

Trabajos como la contabilización manual de facturas o confección manual de impuestos, deben pasar a un segundo plano más automatizado, que incluso se alimente automáticamente de la propia información con la que cuente la Agencia Tributaria.

Los asesores han de pasar a ofrecer modelos operativos de “partners de negocio”: profesionales perfectamente conocedores del modelo operacional de las empresas, y en este campo, ofrecer un valor añadido en materia de asesoramiento estratégico para el correcto desarrollo de los negocios y el cumplimiento normativo de las empresas.

El reto del reciclaje profesional del Asesor Fiscal y Contable ha llegado a nuestro país, y nos tendremos que enfrentar a él en un corto periodo de tiempo. Y en este sentido, los principales hitos y las principales incógnitas que se deben despejar son:

  • ¿Cómo evolucionará la digitalización Administrativa?En la actualidad, vivimos en un modelo de Administración con sedes electrónicas construidas para cada organismo. Si bien, existe el canal RedSara mediante el cual el ciudadano puede enviar cualquier documento a cualquier administración pública, o la Dehú, donde el ciudadano puede recibir notificaciones electrónicas de las Administraciones públicas, la Administración pública debería encaminarse a una Sede Electrónica común.

    Para el ciudadano de a pie es difícilmente comprensible que existan multitud de sedes electrónicas, comenzando por las de los diferentes Ayuntamientos, pasando por las sedes de las Comunidades Autónomas, las sedes tributarias o las sedes Estatales. Una maraña de trámites y canales de comunicación que hace más difícil su relación.

  • ¿Cómo afrontarán las empresas el reto Digital?A día de hoy, existen multitud de autónomos y empresas que continúan emitiendo sus facturas con bolígrafo y papel. A la vieja usanza. En 2024 se ha marcado una línea roja, donde las empresas tendrán que comenzar a realizar factura electrónica a otras empresas y profesionales, prohibiéndose las facturas a mano.

    Para más inri, está previsto que estas facturas se tengan que emitir con programas certificados por la Administración. Para los Asesores se abre un campo de trabajo ya que el grado de digitalización es diferente para cada ciudadano. Dígale usted a un autónomo, que lleva 30 años trabajando de una forma, que de la noche a la mañana tiene que abandonar su bolígrafo y su papel.

  • ¿Cómo se adaptarán los Asesores Fiscales al aumento de información de la Administración?

En un contexto donde la Administración podrá resolver de forma automatizada, o con modelos de declaración preconfeccionados (como ya se hace, por ejemplo, con el Pre-303 o el Modelo 100 de declaración de la Renta), muchas empresas o autónomos, sobre todo aquellos pequeños sin demasiada complejidad de gestión, podrían prescindir de los servicios del Asesor Fiscal, o lanzarse a modelos de asesoramiento digital.

Los Asesores Fiscales se tendrán que enfrentar al reto de ver reducido su mercado potencial, como ha sucedido muchas otras veces, como por ejemplo con los precitados “borradores de la Renta” o el “Pre-303”, o con el reciente nacimiento de plataformas de asesoramiento digital, innovando y creando servicios de valor añadido que fidelicen a las empresas.

Renovarse y reciclarse. Esas son las dos líneas de trabajo que el Asesor debe acometer en este Siglo XXI.

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Ir arriba