Influyentes Cantabria

Josep Coll: “Estamos en el mejor país del mundo para emprender”

Solo una trayectoria vital singular puede llevar a alguien como Josep Coll a un punto en el que para transmitir su conocimiento sobre qué es emprender sea necesaria una banda de rock. “Rock & Business” es la primera conferencia sobre emprendimiento con banda de rock en directo. Es también el título del libro que recoge la trayectoria de quien en 2011 fundara  la startup “Red Points”, una de las 25 tecnológicas más importantes de Europa, dedicada a luchar contra la piratería digital y falsificaciones de marcas. Actualmente es CEO de Repscan, centrada en la detección y eliminación rápida de reputación negativa para particulares y empresas. Hoy, su entrevista en Lo Mejor de Influyentes.

Este abogado tiene bien demostrado que no se amilana ante las dificultades: es el primer español en llegar en moto en solitario desde España hasta Nueva Zelanda, y en su libro autobiográfico asegura que “todas las experiencias negativas, si no son letales, aportan cosas muy positivas y te hacen más fuerte”.

–¿Cómo nace la idea de las charlas para emprendedores con música en directo, el ‘Rock & Business’?

Es un tipo de conferencia que hago con mi socio, el cofundador de la compañía Red Points, que es guitarrista y, bueno, somos trovadores, queremos transmitir el conocimiento, por eso hemos publicado también el libro ‘Rock & Business’ y haremos más cosas.

Nos encanta, toda la vida lo hemos hecho, lo que pasa ahora es que ahora como las cosas han funcionado, tenemos más foco puesto en ello y lo vamos a aprovechar para para hacer conferencias en clave emprendedora, creemos que es como una obligación de transmitir nuestro conocimiento. El concierto que hemos dado hace poco en Mallorca estuvo fenomenal, lo pasamos estupendamente y las entradas se agotaron. Tenemos ganas de llevarlo a más lugares.

–¿Cómo emprendiste tu propio camino en el mundo de las startups?

Yo era abogado de propiedad intelectual, me dedicaba a asesorar a la gente del mundo del show business y cuando vino la crisis del 2008 y antes, cuando vino la piratería en el 2006, todos mis clientes empezaron a cerrar. Entonces me di cuenta de que mi despacho valía 0 euros, o sea, ni la gente que trabajaba conmigo quería las acciones ni regaladas. Es donde hice un click mental y pensé que tenía que crear algo que en el futuro tuviese un valor, que no tuviera que mover las manos para trabajar, y es ahí donde conocí el mundo startup.

Una startup es una empresa que tiene automatizados procesos y con la que puedes ganar dinero mientras duermes, no tienes que estar tecleando y cobrando, con tecnología vas haciendo un círculo y al final generas una facturación con métodos tecnológicos.

Y después tenía que solucionar un problema, la piratería digital, y ahí es donde nació Red Points que, por un lado, ha solucionado un problema mundial y, por otro, respondía a la idea de crear algo que generara valor, que eran las acciones de la empresa, porque un despacho de abogados vale lo que te pagan, y a mí me pagaban, pero si tú dejas de mover las manos, eso vale cero.

–Hace no tanto se escuchaba decir que en España no había madera de emprendedores y ahora aparece una startup casi en cada esquina. ¿Qué ha cambiado en nuestro país para dar ese giro?

Hombre, yo creo que sí, creo que primero hay una oportunidad única, estamos en el mejor país del mundo para emprender. Yo he vivido en Estados Unidos y lo veo así, porque primero, geográficamente, estamos en un sitio que podemos atraer talento por todo lo que tiene nuestro país: comida, clima, mar… Por otro lado, puedes montar empresas competitivas en mercados que son carísimos, como el inglés o el americano. Creo que tenemos un país donde pagando unos sueldos buenos podemos ser muy competitivos en otras partes del mundo y eso es lo que nos hace únicos. En Estados Unidos contratar a una persona es muy complejo, y montar una empresa, muy caro. En cambio, aquí, la verdad es que es un sitio muy bueno y viene gente de todo el mundo a vivir.

Creo que tenemos un país muy bien geolocalizado y con mucho talento, y por eso están saliendo tantas startups. Por otro lado, hay mucho dinero en el parqué, mucha gente, muchos ejecutivos, dedican parte de sus ahorros a invertirlo en startups. Yo, por ejemplo, con Red Points multipliqué por 25 la inversión. Si una startup sale bien, a los inversores les multiplicas la inversión de una manera importante.

–¿Impulsar la creación de empresas, mini pymes o startups puede ser una estrategia para disimular el paro por parte de los gobiernos?

Bueno, yo creo que los gobiernos están jugando otro partido totalmente fuera del ciudadano, de la economía, de lo que es el mundo real. También somos un país que siempre hemos tenido un sentido de inferioridad, siempre ha sido así, siempre lo americano era lo mejor, lo francés era cojonudo, y esto nos ha traído un complejo de inferioridad importante. Hombre, yo creo que ha salido un nuevo mundo que es montar negocios sin dinero tuyo, un mundo muy importante, y es que tú, para montar un negocio, ya no tienes que ir a un banco a hipotecar tu casa o a meter a tus padres en el asunto.

Si tienes una buena idea, pues oye, hay un montón de gente que está dispuesta a poner dinero y cada día más, y ahí es donde ha salido la oportunidad. ¿Por qué hay tantas startups? Porque hay gente que tiene dinero que, vistos los resultados, decide invertirlo en ellas.

Además, hay casos de éxito como el nuestro, gente que, sin dinero, hemos tocado la campana y otros dicen ‘ yo también quiero’. Tú puedes empezar a trabajar en una startup y si no te sale bien, puedes meterte en otra… Una startup es un máster que vale millones de dólares en cualquier Universidad. El aprendizaje que se hace dentro una startup vale muchísimo dinero porque, como lo hacemos nosotros, con transparencia, donde cada día se habla con todo el equipo, ves a tiempo real cómo suben el Everest, y eso no se paga con dinero.

Nosotros buscamos perfiles constantemente de gente, pero claro, hay que prepararse, también hay gente que ha perdido el tren profesionalmente. Eso es precisamente lo que tenemos los emprendedores, un plan, preparándose se puede encontrar trabajo, porque todas las startups que conozco están buscando gente.

–¿Qué cualidades debe tener un emprendedor?

Creo que lo primero que tiene que tener es un plan, decidir ‘qué quiere ser de mayor’, porque a veces la gente no tiene claro qué quiere hacer. Un emprendedor es gente que tiene la necesidad de crear su propio proyecto, aunque sea muy pequeño, pero propio. No es un camino fácil, sino muy complicado, te tienes que preparar para pasarlo muy mal, sobre todo cuando lo haces sin dinero, porque todo el dinero con el que contamos es de gente que confía en ti. Pero cada día más gente se tira al mar con su barquito. Emprender es hacer un máster, no es tiempo perdido, pero es cierto que no todo el mundo está preparado.

Yo soy muy idealista y creo que, si tienes una buena idea, puede funcionar. En nuestro caso, cuando explico que hemos creado una empresa para escuchar tecnológicamente, proteger contraseñas, eliminar fotos, vídeos, insultos o las reseñas falsas para empresas, ya suena bien. Pero si no tienes una buena idea, puedes irte a vivir a otro país y ver lo que se cuece en Estados Unidos y traerlo aquí, por ejemplo.

Y luego buscar un sector que lleves en la sangre, o sea, tu idea tiene que ir con lo que has vivido en casa con tus padres, con tu formación, con tus gustos… No creo en ir a buscar una empresa que no tiene nada que ver contigo, ni con tus aficiones, ni con tu formación, creo que es un error.

–¿Cómo ha contribuido Red Points a cambiar el mundo de la piratería digital?

Cuando fundamos Red Points todo el mundo nos trataba de locos, porque supuestamente era imposible vencer la piratería, pero empezamos en el 2009 a trabajar y a eliminar de una forma industrial y tecnológica contenidos protegidos por el derecho de marca y derecho autor. Creo que dimos una herramienta muy útil a gente desesperada que tenía problemas de piratería y algunos con peticiones de rescate.

Por eso decía que una startup tiene que solucionar un gran problema, nos encontramos que los millones y millones de contenidos que se publican en Internet vulneran derechos, como el cyberbullying, insultos, noticias falsas, gente a la que le publican datos personales…. O sea, millones de personas publican millones de contenidos y hay algunos que vulneran derechos de personas y ésta es la gran oportunidad de replicar. Para la reputación online de personas y empresas hoy en día este es un gran problema.

Ahora, también en Repscan, cada día tenemos personas a las que les han publicado contenidos y esto llega a impedirles trabajar, les da depresión, les impide volver a empezar, o incluso ha ido a la cárcel, y con las empresas igual. En ocasiones un solo contenido puede destrozar tu vida. Si tú pones tu nombre y el primer contenido que te sale en Google es malo, la gente no te contrata, y también nos encontramos con las empresas que tienen un problemón porque una persona anónima les pone 5 o 6 comentarios o difunden noticias falsas y claro, toda la facturación de la empresa se va a pique.

–¿Hay cosas peores que aún pueden pasarle a la gente con determinada tecnología?

Bueno, pues lo hemos visto con el espionaje de móviles, por ejemplo.  La tecnología lo que hace es automatizar procesos. En mi campo, la gente no para de publicar contenidos en Internet sobre sus vidas privadas, sobre todo lo que hace, sobre lo que comen, dónde están, qué moto tienen, cómo se llaman sus hijos… Yo creo que eso es un peligro en sí mismo.

Por otra parte, la tecnología genera muchos puestos de trabajo en sí misma, y a la gente que está formada en tecnologías no le falta trabajo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Ir arriba