Influyentes Cantabria

Rodrigo Sampedro Gutiérrez. Aviso a navegantes. Emprender no es para todas las personas, ni tampoco lo óptimo en toda etapa de la vida

9 de cada 10 emprendimientos fracasan antes de 3 años. Hoy Rodrigo Sampedro, mentor, coach, investigador en Alto Rendimiento y Autoconocimiento en Niakara Lab se acerca a Influyentes para “hablar” con futuros emprendedores y los que ya lo están haciendo. 

9 de cada 10 emprendimientos fracasan antes de 3 años.

Entonces, ¿quién dijo que emprender es fácil, rápido y tiene rentabilidades aseguradas? He escuchado este discurso a varias personas. Está incompleto, no es del todo ético y en muchas ocasiones viene acompañado de cierto humo y demasiado marketing.

Además, es curioso que, en ocasiones, quien emite esas afirmaciones no se encuentra dentro del 10% “exitoso”.

¿Mi invitación?

  • Cuidado con las fotos, casas, coches, yates, vacaciones, relojes… Claro que hay oro, pero no es oro todo lo que reluce.
  • Selecciona a quien escuchas, con quién te comparas y a través de quién te inspiras. Algunas apariencias engañan.

A.-¿Qué es emprender?

La RAE nos ofrece la siguiente definición: “Acometer y comenzar una obra, un negocio, un empeño, especialmente si encierran dificultad o peligro”.

En diferentes fases del emprendimiento uno suele encontrarse con menos libertad, menos certidumbre, menos tiempo, menos ingresos… o incluso con el agotamiento y la enfermedad (detonada en muchos casos por un estrés crónico). Paradójico, cuando en esencia, uno inicia este viaje buscando lo opuesto.

En base a mi experiencia personal, y a la vivida junto a cientos de emprendedores, puedo decirte que emprender:

  • No es para todo el mundo.
  • No es lo óptimo para toda etapa de la vida.
  • No suele ser sencillo ni rápido.
  • No hay garantías iniciales de éxito o de rentabilidad.

B.-¿A quién me refiero cuando hablo de emprendedor?

Utilizando el cuadrante de Robert Kiyosaki, encontramos 4 formas de ingresar dinero (o 4 roles a adoptar en tu actividad profesional).

  • Empleado (E)
  • Autoempleado (A)
  • Dueño de negocios (D)
  • Inversionista (I)

Aunque los 4 perfiles pueden identificarse con este artículo, pongamos foco en el “autoempleado” (“autónomo” en España o lo que siempre fue: “ganarse la vida como uno puede”). Es aquella persona que decide ponerse por su cuenta y ofrecer su tiempo en forma de servicios y/o productos, a cambio de cierta remuneración.

C.-¿”Para qué” quieres emprender?

Esta es la gran pregunta que suelo hacer a todos mis clientes. Y que tú también deberías plantearte.

Tu motor ha de ser lo suficientemente potente y sostenible en el tiempo. Los imprevistos y las caídas vendrán, y la perseverancia y el decidir levantarte de nuevo jugarán un papel clave. De esto ya nos habló de forma magistral Viktor Frankl en “El hombre en busca de sentido”.

Reflexiona acerca de las diferencias entre:

  1. Emprender sólo por el dinero (o por status), para huir de algo (cuenta ajena, un jefe…) o como única opción desesperada…
  2. O hacerlo desde el legado, la contribución, el autoconocimiento, el propósito, el sentido vital o como una filosofía de vida.

La segunda opción, te permitirá levantarte una vez más tras algunas caídas, y no tirar la toalla antes de tiempo.

Emprender o no emprender, y cómo, cuándo, dónde y con quién depende de ti… Pero hagas lo que hagas, recuerda esta frase de Eckhart Tolle: “Cuando te quejas, te haces una víctima. Deja la situación, cambia la situación o acéptela, todo lo demás es una locura.”

D.-Algunos puntos necesarios, pero no suficientes.

Si a pesar del riesgo y el precio a pagar decides emprender, te invito a tener en cuenta lo siguiente:

  • Ten un “para qué” adecuado. No busques un camino sencillo, rápido y barato. No te dejes llevar por la moda. Aplaza expectativas y ármate de curiosidad, paciencia, un colchón económico y una mente de aprendiz. Entiende que más que un sprint, estás ante un maratón.
  • Busca a alguien que haya conseguido (de verdad) lo que tú quieres. Cuidado con los gigantes con pies de barro y con los manuales teóricos (el papel lo aguanta todo, pero el terreno es el gran maestro. Sólo puedes saber lo que es cuándo lo vives en tu piel).
  • Convive en un entorno (comunidad, tribu) con emprendedores con un hambre y forma de ver el mundo similar a ti. Un viaje por el desierto tiene mayores probabilidades de ser finalizado en equipo.
  • Ten claro qué es para ti el éxito y la felicidad, y dónde puedes hallarlo. No te permitas pasar una vida persiguiendo algo, para finalmente dar cuenta que no ha merecido la pena.
  • No te olvides de alimentar tu estómago y tu alma. Ambos son necesarios para sobrevivir y optar a vivir. El IKIGAI puede ofrecerte algunas pistas para seguir indagando.

Yo ya no puedo mirar hacia otro lado. He aceptado el precio a pagar y considero que el gran premio es el autoconocimiento. Emprender es una forma de vida que te permite profundizar mucho, y más rápido, en ti (miedos, aspiraciones, sentido vital, propósito, talento… límites físicos, emocionales, mentales). Es una forma de entender y descubrir qué supone para ti una vida plena, coherente e íntegra.

Al final, tal vez no sea tan importante trabajar por cuenta ajena, cuenta propia, como empresario o inversor… Si no que, hagas lo que hagas, te permita vivir una vida con cierto sentido para ti. Y así, al echar la vista atrás, puedas agradecer tu tiempo de vida y estar satisfecho de cómo lo empleaste.

¿Te gustaría leer más sobre este asunto? Te invito a buscar el libro “Freelance Manager, la profesión del futuro” que escribí hace años con mi amigo Josu Sanz. Puede ser un buen punto de partida, y un espacio de reflexión, si estás pensando en dar ese paso hacia el emprendimiento.

¿Y si esto te interesa y te ha gustado? Háznoslo saber, y escribiré más artículos para ti.

Gracias por estar al otro lado y Buen Camino.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Ir arriba