Influyentes Cantabria

Gloop, así conquistan el mercado dos veinteañeros con sus cuberterías comestibles

Hasta que la UE les puso fecha de caducidad en julio pasado, cada español consumía alrededor de 110 pajitas al año. Teniendo en cuenta que cada una de ellas tarda 500 años en degradarse, no solo necesitábamos una prohibición europea, también una alternativa a los plásticos de un solo uso. Dos estudiantes de 23 años, Marta Maneja y Hernán Hernández, han desarrollado pajitas y cucharitas comestibles y veganas, los dos primeros productos de una startup, Gloop, que ya forma parte de la incubadora valenciana Lanzadera. Si ya te estás preguntando como han llegado tan lejos antes de los 25, hoy en Influyentes te hablamos de Gloop pero también del grado universitario oficial e internacional que convierte desde el primer día de clase a los alumnos en empresarios: LEINN.

La normativa europea exige que los vasos para bebidas, incluidos sus tapas y tapones, y los recipientes alimentarios destinados al consumo inmediato deberán reducirse un 50% en 2026 con respecto a 2022 y un 70% para 2030. Pajitas y cucharillas comestibles, que tienen una vida media de entre 15 y 30 minutos, que no producen residuos y que, por supuesto, no necesitan plásticos porque están elaboradas a base de harina de arroz, fibra de manzana y aceite vegetal, pueden ser una buena alternativa para arrancar la transición hacia el nuevo modelo.

Esta es la propuesta de una startup nacida en pleno confinamiento, integrada dentro de Lanzadera, el ecosistema de apoyo a la innovación que impulsa el presidente de Mercadona,  y que ya distribuye sus ecocubiertos en  20 establecimientos de hostelería de España.

Y es que el canal HORECA se ha convertido en el hábitat natural de los productos de Gloop y el horizonte de crecimiento que se abre en esta vía parece no tener límite si atendemos al estudio del Instituto de Investigación Capgemini que asegura que el 79% de los consumidores está cambiando sus preferencias de compra siguiendo criterios de responsabilidad social y medioambiental. Además, un 52% afirma mantener una conexión emocional con  empresas  sostenibles por el hecho de serlo y el 64% asegura sentirse mejor cuando elige productos respetuosos con la sostenibilidad.

Gloop ha ganado el concurso de TikTok  #EmprendedorZ, que reconoce las cinco mejores ideas empresariales de la comunidad de TikTok y las apoya con una dotación de 10.000 euros.

Pero ¿cómo se convierten dos estudiantes en empresarios antes de cumplir los 25?

La respuesta se llama LEIIN: un grado universitario oficial e internacional de 4 años de Liderazgo Emprendedor e Innovación, certificado por la Universidad de Mondragón y reconocido por el Ministerio de Educación. Basada en una metodología nacida en Finlandia hace un cuarto de siglo, en LEINN el alumno crea su propia empresa en equipo desde el minuto cero de forma que las barreras entre el mundo académico y el mundo empresarial sencillamente no existen. El sistema penaliza la inacción, no el error y exige del estudiante desarrollar proyectos reales, gestionar clientes reales y facturar. No hay profesores sino entrenadores, y las aulas se sustituyen por los entornos laborales actuales.

No extraña que formados en este método, Marta Maneja y Hernán Hernández hayan desarrollado no solo Gloop sino empresas como Dédalo, dedicada al Team Building virtualy que diseña dinámicas para equipos que trabajan en remoto y lo hacen basándose en el juego como herramienta para provocar emociones y generar aprendizaje. Ni tampoco que, con una radical apuesta por el emprendimiento y una orientación hacia estudiantes dispuestos a  liderar y liderarse,  la ratio de empleabilidad de LEIIN se aproxime al 100%.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Ir arriba