Influyentes Cantabria

Carlos Raba Oruña. Director General de Santander Teleport

¿Para qué son esas antenas tan grandes que tenéis ahí? Sí, ésta es sin lugar a dudas la pregunta que más me han repetido desde que me uní al proyecto de Santander Teleport cuando estaba naciendo, hace ya una década.

La pregunta es obvia, yo mismo me la formulé cuando vi esas impresionantes parábolas que han cambiado el skyline del Parque Científico y Tecnológico de Cantabria (PCTCAN) y de la entrada a la ciudad de Santander por la conocida S-20.

Siempre he visto a Santander Teleport como un referente de lo que se puede hacer con motivación, profesionalidad e ilusión. Por ejemplo:

  • Colaboración internacional: nació como una Joint Venture entre una empresa cántabra tecnológica (ERZIA) y una multinacional norteamericana (MTN).
  • Uso intensivo de tecnología: el 70% del inmovilizado corresponde a equipamiento tecnológico de última generación. Y del 30% restante, prácticamente todo son los terrenos y las edificaciones necesarias para albergar dichos equipos.
  • Mano de obra joven y cualificada (sí, existe, lo confirmo): el 80% de la plantilla son ingenieros de telecomunicación, edad media de 31 años.
  • Colaboración con la Universidad: tanto la mayoría de nuestros ingenieros como de los pocos que no lo somos, hemos salido de nuestra Universidad, pero además apostamos por incrementar el valor y las habilidades de nuestros estudiantes. La Escuela de Teleco de la UC cuenta desde hace dos años con una antena marítima de comunicaciones por satélite y del equipamiento necesario para su funcionamiento gracias a una donación realizada por nosotros.

Y ahora voy con la respuesta a la pregunta con la que he comenzado: proporcionamos conectividad por satélite a clientes que están en ubicaciones remotas. Estas 11 palabras serían la explicación rápida que al ciudadano común (no técnico) dejarían indiferente. Contémoslo de una forma más entendible: prestamos servicios de internet, telefonía y televisión (principalmente) a clientes que están en lugares en donde no existe otro tipo de forma de conectarse, no hay fibra, wifi, 4G, o si lo hay no resulta lo suficientemente fiable…

¿Quién entra dentro de esta descripción? Sin duda los barcos que surcan los mares y océanos, que en cuanto se alejan unas millas de la costa pierden la conectividad. Pero también vehículos o personas que circulan por montañas o desiertos. Y por supuesto, los aviones. Seguro que desde hace unos pocos años, habréis visto cartelería en dichos aviones ofreciendo wifi a bordo. La única forma de hacerles llegar internet es gracias al satélite. Nuestras antenas apuntan a satélites que están en una órbita a 36 mil km de distancia de la tierra, llamada geostacionaria. Hemos llegado a dar conectividad y soporte a más de 800 embarcaciones navegando por todo el mundo. Desde los cruceros más grandes con miles de personas a bordo hasta los yates más lujosos, pasando por cargueros, gaseros, estaciones petrolíferas…Todos con la misma necesidad: conectividad. Y la misma exigencia: servicio ininterrumpido, a cualquier hora, en cualquier ubicación.

Cada vez que hablo en algún foro empresarial o con representantes políticos, intento hacer llegar el mensaje de la importancia que empresas como Santander Teleport pueden tener para Cantabria. Si sólo atendemos a los números de la compañía, efectivamente somos una PYME; si atendemos a nuestras capacidades y actividad, entre nuestra cartera de clientes contamos con gigantes multinacionales del sector de las comunicaciones por satélite, como Viasat e Inmarsat, que de forma permanente tienen ambiciosos proyectos y buscan los lugares apropiados en donde llevarlos a cabo. ¿Por qué trabajan con una pequeña empresa de una pequeña región del Norte de España? Porque les ofrecemos confianza, soporte 24 horas al día 365 días al año, flexibilidad, rapidez antes los cambios que demandan…Porque creamos VALOR para ellos y para sus clientes. Podemos ser cabeza tractora dentro de este sector tan dinámico e innovador y generar innovación, progreso y riqueza.

A pesar de las dificultades que nos rodean, agravadas con la pandemia, la crisis energética y la de materias primas, en la empresa privada no podemos dejar de buscar soluciones para nuestros clientes, nuevos clientes y nuevas necesidades que nos permitan avanzar. En ello estamos.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Ir arriba